Texto Completo imprimir | « volver
Inauguró el jardín de infantes
Las Hormiguitas tienen nueva casa

Desde el corazón del barrio Tablada, aquella semilla plantada hace un tiempo atrás comenzó una nueva etapa, transitando por su quinto año de vida. El jardín de infantes de la Biblioteca Popular Pocho Lepratti dejó su antigua sede inaugurada en marzo del 2009 en la esquina de Virasoro y Necochea, para trasladarse a las instalaciones de Chacabuco 3085. Compartimos la crónica de Martín Stoianovich.

“Pero los sueños y los caminos, 
 las hormiguitas no dejarán. 
 Los van cargando con la ilusión, 
 de un circo en viaje hacia la función. 
 Si les preguntan dónde trabajan, 
 contestan siempre ´en la construcción´” 
 (Daniel Viglietti – Las Hormiguitas) 

 Desde el corazón del barrio Tablada, aquella semilla plantada hace un tiempo atrás comenzó una nueva etapa, transitando por su quinto año de vida. El jardín de infantes de la Biblioteca Popular Pocho Lepratti dejó su antigua sede inaugurada en marzo del 2009 en la esquina de Virasoro y Necochea, para trasladarse a las instalaciones de Chacabuco 3085. Siempre en el barrio y para el barrio, esta institución logró, mediante el esfuerzo de un gran número de colaboradores, poner en condiciones un nuevo lugar para continuar con este proyecto de educación popular, ligado profundamente a los derechos del niño y la promoción de la lectura. 

El mes de marzo del año 2013 llegó con la fiesta inaugural después de un mes y medio de intenso trabajo. 

La tarde del 28 de febrero encontró a decenas de niños, junto a sus padres, recorriendo cada uno de los rincones del nuevo lugar, contemplando lo que a principio de año no era más que una casa en pleno estado de abandono. “Estaba destruido, era una casa deshabitada a medio construir porque se había parado la obra de refacción”, sostuvo Alejandra Berbel, coordinadora del proyecto. Para poner en condiciones al jardín fue necesario despejar el lugar, llenando de escombros varios contenedores, retirando árboles caídos, instalando baños, limpiando y pintando, entre otras actividades. 

El motivo de la mudanza fue el vencimiento del contrato de alquiler y la imposibilidad de renovarlo, además de la urgente necesidad de ampliar el espacio de trabajo. “El primer año nos fue bárbaro en relación a espacio, pero después empezó a quedar chico debido al ingreso de nuevos niños y niñas”, explicó Berbel. Además, destacó el trabajo logrado desde el equipo de la Biblioteca y sus allegados, considerándolo fundamental para alcanzar el objetivo de poner en condiciones el lugar en menos de dos meses. 

El nuevo jardín consta de varias habitaciones y un patio con césped y espacio para diferentes actividades. El interior está adecuado con decoraciones y pinturas temáticas que permiten a uno viajar junto a su imaginación por un enorme parque lleno de animales y naturaleza. Esto se logró de la mano de distintos colaboradores que a partir del 16 de enero se acercaron a aportar su trabajo en jornadas de más de diez horas. 

Carlos Núñez, director de la Biblioteca Popular Pocho Lepratti, consideró que todo lo logrado se debe al aporte de la cantidad de compañeros, como así también de la articulación desde el aspecto económico con distintas entidades políticas y otras organizaciones. “Sabíamos que teníamos que agotar todas las instancias, porque acá alquilamos y había que refaccionar muchas cosas. Era una inversión muy grande y por eso acudimos al Estado”, argumentó. De esta manera, tanto el senador por rosario Miguel Lifschitz, como la concejala Norma López y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), brindaron apoyo en diferentes oportunidades. 

Núñez valoró el acercamiento de distintos sectores de la política, como así también recalcó la llegada de otras organizaciones independientes y de los mismos vecinos del barrio. Además, mencionó la articulación con la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de Rosario, con la que se consiguió apoyo pedagógico y otros soportes para apoyar el proyecto. Núñez también remarcó la colaboración de distintas empresas que donaron pinturas y otros materiales fundamentales para la puesta en condiciones del establecimiento. “Entre todos y todas estoy seguro que vamos a sacar para adelante a la mejor educación inicial de estas hormiguitas, vamos a transmitir muchos valores de los derechos de la niñez, de las problemáticas de género, en un proyecto que no sólo tiene que ver con las seños del jardín, sino que reúne a todos los compañeros de la Biblioteca Popular Pocho Lepratti”, afirmó. 

 Apostando a una alternativa en la educación 

“El jardín nace de una propuesta que tiene que ver con el trabajo que nosotros siempre realizamos en relación a la educación popular y no formal. Esto es una mezcla digamos, porque se trabaja con la educación popular pero también con cosas de la educación inicial, que es la base para entrar a la escuela”, explicó Núñez. La educación que se busca en Las Hormiguitas es la que pone al niño y a la niña como sujetos de derecho y participantes en un proceso horizontal. En relación a lo que implica el proceso educativo, que comprende a niños de dos a cuatro años, Berbel aclaró: “En un principio le contamos a los padres que este es un jardín particular, que no pertenece al Ministerio de Educación, sino que forma parte de la Biblioteca y por eso tiene una cuota muy accesible. Les explicamos que trabajamos determinados valores como los derechos de los niños, de la infancia, la promoción de la lectura, y la participación de la familia en el proceso”. 

Como coordinadora del proyecto y maestra considera fundamental el acercamiento de los chicos a los libros. “Quizás no salgan del jardín leyendo, porque no están en la edad, pero si lograrán adquirir un gran cariño y afecto muy grande por los libros, que son las herramientas con las que nosotros contamos”, agregó. Para sumar a este concepto, la docente Verónica Tortajada explicó que también se busca lograr el aprendizaje a través de los juegos, para que los niños y las niñas se puedan adaptar y logren incorporarse a las rutinas del lugar. Pero si bien se puede apreciar esta diferencia en el jardín respecto a la mayoría de los que se encuentran en la ciudad, hay otras cuestiones que por la misma necesidad lo hacen asemejarse entre ellos. 

El aprendizaje de los números, los espacios, los colores y otros aspectos básicos, constituyen la rutina general de todos los jardines de infantes. Vale destacar que además el establecimiento consta con una etapa de adaptación de los tres actores fundamentales de este proceso, que son los docentes, los niños y sus familias. Berbel explicó que dicho proceso generalmente alcanza la duración de un mes, considerando que se debe “respetar los tiempos de cada uno, porque es una etapa que depende todos”. De esta forma el Jardín de Infantes Las Hormiguitas abrió sus nuevas puertas, para continuar construyendo en barrio Tablada este proyecto que, ante la realidad que hoy atenta contra la integridad de los niños y jóvenes, apuesta desde la educación al cambio social en todos sus aspectos.




 

Publicado el: 01/03/2013

Por Martín Stoianovich.
Categorías:
Movimientos Sociales / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.