enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Narcopolicía y violencia institucional
En el medio, están los pibes

La muerte de Fabián en el Irar, así como la de Jonhatan 10 meses antes, visibilizan una vez más el ejercicio de la violencia institucional que no sólo se ejerce puertas adentro de esta cárcel para menores que tiene Santa Fe, sino además por fuera, en los barrios más pobres de Rosario. En el territorio, la disputa por el negocio del narcotráfico tiene a los pibes entrampados, siendo víctimas de la compleja trama de corrupción que involucra directamente a la corporación policial de la provincia de Santa Fe. En esta nota, compartimos las voces de Norma, la mamá de Fabián, Manuel Salinas, militante del Movimiento 26 de Junio y del periodista Carlos Del Frade quien, desde el asesinato de Sandra Cabrera, viene denunciando la vinculación de la Santafesina S.A con el narcotráfico.

“¿Qué paso?, todavía no lo sabemos. Nunca me explicaron nada. Cuando mi hijo murió me avisaron a las 10 de la mañana y mi hijo se murió a las 3 de la mañana. Yo lo único quiero es que ese Instituto se cierre, esa es mi lucha porque a mi hijo no me lo va a devolver nadie. Con Jonhatan pasó lo mismo. Ahora vamos a presentar una querella y mi lucha sigue por todos los otros chicos que están allí o que están entrando al Irar. Fabián era un chico sano, no se drogaba, no fumaba, era tranquilo. Era un chico, mi hijo.” Norma Pereyra, militante del Movimiento Evita, es la mamá de Fabián Lucero, el joven al que encontraron ahorcado en una celda del Irar. Tenía 17 años y como dice Norma, era un pibe. 

Diez meses antes, Jonathan aparecía muerto de la misma manera. Muchas voces coinciden en lo mismo: el Irar no solo deteriora el cuerpo y la salud de los pibes; de manera perversa, le arrebata la posibilidad de soñar y construir un futuro digno. 

Desde hace tiempo, los organismos de derechos humanos y los propios trabajadores del Irar han puesto de manifiesto una necesidad imperiosa: cerrar este mal llamado Instituto de Rehabilitación. Sin embargo, y pese a las promesas del gobierno provincial, el Irar sigue funcionando con una presencia del Servicio Penitenciario cada vez mayor, lo cual agrava la situación que atraviesan los adolescentes que están allí detenidos. 

Eva Benassi, militante de la secretaria de Salud del Movimiento Evita decía días atrás en una movilización que se realizó frente a las puertas del Irar, para "que no haya más Fabianes": “El Irar es la cara visible de la violencia institucional. Violencia que se manifiesta también en las calles del barrio, en las historias de los vecinos, en la impunidad con la que viven cotidianamente. Por eso en Barrio Moderno se quieren organizar, para poder pensar entre todos que se puede construir otro modo de ser ciudadanos en una Rosario que los excluye.” En este mismo sentido, desde el Movimiento insisten en no dejar impune la muerte de Fabián y en subrayar las responsabilidades políticas del actual gobierno provincial, con respecto a  lo que sucede en el Irar. 

Cuando trabajadores precarizados salieron a denunciar las condiciones en las que viven (o soportan) los pibes allí dentro, la respuesta que recibieron por parte del Estado fue la rescición del contrato laboral de uno de los acompañantes juveniles del Irar.

Por otra parte, se presentó a nivel nacional una Campaña Nacional Contra la Violencia Institucional, impulsada por legisladores nacionales, provinciales, funcionarios del poder judicial, el Cels, entre otros, que tiene como objetivo intentar visibilizar y erradicar la violencia ejercida por representantes de las fuerzas de seguridad que generalmente tiene como víctimas a jóvenes de los barrios más humildes. En este sentido, la Campaña sostiene que “miles de pibes de los barrios más empobrecidos  fueron y son víctimas del accionar policial, amparados en la demagogia punitiva que estigmatiza al joven humilde como el germen de todos los males de la sociedad y que es repetido constantemente por los grandes medios de comunicación”. Es por ello, que la Campaña se propone desarmar discursos y prácticas en torno a la seguridad basada en la lógica del "enemigo", donde el respeto y ejercicio de los Derechos Humanos aparecen como obstáculos y la seguridad queda limitada a una cuestión punitiva y directamente represiva.” 

“Aceptamos como válida la existencia de jóvenes delincuentes cuando todos sabemos que nadie nace delincuente. Muchas de las frases que se utilizan hoy, no es casualidad, son muchas de las que se utilizaban en otra época cuando se perseguía a otro tipo de jóvenes con otras características. Así, se introduce la idea del enemigo, que es una persona a la cual se le quita todo carácter de sujeto de derecho”, señaló el Defensor General de Santa Fe, Gabriel Ganón, en una charla organizada por la Secretaría de Salud del Movimiento Evita, en el marco de la Campaña, remarcando la naturalización de ciertos conceptos y frases que se acuñan y se utilizan para justificar la violencia institucional. “Todos y cada uno de nosotros tenemos derecho y en un estado de derecho no hay ninguna “guerra contra la delincuencia”. Todos somos sujetos de Derecho y todos somos ciudadanos y esos derechos deben ser respetados. Esta es la batalla de la Campaña que hay que darla en todos los ámbitos”. Para ello, la misma funcionará a través de una red amplia de abogados en todo el país y una red de promotores y voluntarios en los barrios. 

Por otra parte, el último informe anual de la Correpi señala que Santa Fe, junto a Tierra del Fuego, constituye una de las provincias con más muertes como consecuencia de la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad. “En Correpi señalan que el hecho de que se trate de dos distritos gobernados por el Partido Socialista (Sta Fe) y el ARI (Tierra del Fuego) desde hace años “confirma que las políticas represivas no son patrimonio exclusivo de una provincia ni de un partido político en particular: son una necesidad operativa del sistema político-económico imperante, gobierne quien gobierne”. Según datos de este mismo informe, el 50% de los casos corresponde a personas menores a 25 años y el 58% de las muertes fueron a manos de las policías provinciales. En total, desde 1983 a 2012, 3773 fueron la cantidad de personas asesinadas  por lo que llaman "el aparato represivo estatal". En lo que va de 2012, tomándose en cuenta solo hasta octubre, ya se registran 182 casos. "La pirámide que cuenta los casos año por año tiene un elocuente y brusco ensanchamiento a partir del 2000, cuando empieza la fase recesiva de la economía que preludió el estallido del año siguiente. De 137 muertes registradas en 1999, saltó a 229 al año siguiente, y este indicador nunca volvió a retroceder a aquellos niveles. A excepción de los años 2002 (192 casos) y 2003 (173 casos), la marca siempre estuvo arriba de 212 muertos, y llegó al pico máximo en 2009 (281) y en 2010 (282)." (Ver nota Rosario 12)

Más allá de las cifras, hablar del Irar, el lugar donde son derivados los menores que delinquen, es también hacer foco en la realidad de los pibes en los barrios pobres de Santa Fe y fundamentalmente, en la ciudad de Rosario. Porque detrás de los números, están las historia de vida, como las de Fabián y Jonhatan. Como las de Néstor Salto. Como las del Mono, el Jere y el Patom. Como la de los pibes que en tan solo una semana, en el mes de noviembre de 2012, fueron asesinados a balazos en barrio Las Flores y Tablada, ante la mirada atónita y cómplice de una sociedad que naturaliza la muerte de estos jóvenes, bajo un rótulo más perverso todavía: “el ajuste de cuentas”. 

Narcopolicía en Santa Fe 

“Como primer objetivo, es poder generar un marco de unidad amplio para enfrentar un problema estructural que tiene la provincia que es el narcotráfico y el monto tan elevado que tiene este problema que es la vida de nuestros pibes en los barrios populares. La detención de Hugo Tognolli fue un empujón muy fuerte para poder realizar una asamblea popular y poder organizar esta movilización de hoy, con el espíritu que este marco amplio de organización pueda trascender en el tiempo”, decía Manuel Salinas, referente del Movimiento 26 de junio en la marcha que se llevó a cabo a comienzo del mes de noviembre y que tenía como consigna “Narcomafia o Democracia”, convocada a partir de lo que significó la detención de quien era el Jefe de Policía de la Pcia de Santa Fe, Hugo Tognolli. 

“Es un problema que a partir del trágico 1ero de enero, la problemática estructural del narcotráfico ha cobrado visibilidad pública”, señaló. Sin embargo, por esos días los diarios daban cuenta de la noticia en la que Hugo Tognolli, investigado por sus vinculaciones y complicidades con el narcotráfico, era liberado por la justicia, dictando la falta de mérito. Sobre esto, Manuel opinaba: “La verdad es que nos afectó muchísimo. Si bien no fue sobreseído, nos causó mucho estupor sobretodo por la información tan cuantiosa que tenemos que involucra directamente a Hugo Tognolli no de forma indirecta. Nada mejor que transitar los barrios populares para saberlo a ciencia cierta. Nuestra mejor respuesta es estar movilizado y seguir en la calle para que cada uno de los responsables de la corporación policial enteramente entregada al negocio del narcotráfico sea investigada con una depuración de la fuerza y se frenen la muerte de tantos pibes”. 

En tanto, se refirió a la situación de la actual causa judicial del Triple Crimen de Villa Moreno: "La causa está en una instancia de apelación, tanto la defensa como la querella está corriendo su traslado. para nosotros es una victoria parcial que los 5 autores materiales de la masacre estén procesados y también, tres policías de alta jerarquía, lo cual constituye para nosotros algo que no tiene un precedente en la provincia". 

La Rosario que ya no es 

El periodista Carlos Del Frade es seguramente uno de los más comprometidos con las denuncias que desde hace tiempo vinculan a la policía con el negocio millonario del narcotráfico. Ya desde el año 2004. Del Frade a través de sus investigaciones que han sido publicadas en diferentes libros como Ciudad Blanca, Crónica Negra o Santa Fue, reafirmaba estos vínculos que constituyen una compleja trama de corrupción, visibilizada fundamentalmente a partir del asesinato de la trabajadora sexual y militante Sandra Cabrera en el año 2004. Con él, dialogó enREDando: 

- ¿Qué pensas que mostró la detención e investigación del ex Jefe de la policía de Santa Fe, Hugo Tognolli? 

El caso Tognolli mostró dos maneras de pensar la política. Una, la que es apoyada popularmente, es la política de los partidos mayoritarios que lo único que hicieron fue tirarse responsabilidades para ver si tenía más culpa el peronismo o el socialismo. Y eso fue muy mezquino, porque claramente las responsabilidades son compartidas: porque el huevo de la serpiente se desarrolla durante los 24 años de peronismo, ahora, la cabeza de la serpiente que es la narcopolicía es responsabilidad absoluta del gobierno socialista. Ellos sabían con exactitud quien era Tognolli. Por otro lado, estamos los sectores minoritarios de la ciudad que creímos que esto era una fantástica excusa para discutir en serio por qué el narcotráfico genera millones de dólares en Santa Fe por un lado, y por el otro lado genera la cuenta tremenda que es la cantidad de sangre joven derramada en los barrios rosarinos. Eso es lo que no se hizo, de tal manera que en la interpelación que se le hace al ministro de Seguridad Oscar Lamberto, de las 42 preguntas formuladas no hay una sola sobre el lavado de dinero en Santa Fé que es el corazón del narcotráfico. 

- ¿ Cómo puede entenderse el avance del narcotráfico en Santa Fe? 

El narcotráfico hace su pie de forma sólida en Santa Fe, porque desde la década del 70 en adelante Santa Fe es desarticulado, es saqueado. Rosario deja de ser ciudad obrera, ciudad industrial, portuaria, ferroviaria y empieza a ser una ciudad de desesperados donde los pibes no terminan la secundaria. Hoy el 80% en los barrios humildes no terminan el secundario. Y sin trabajo, sin estudio, terminan siendo soldaditos por las bandas que arma la policía en los barrios de Rosario y terminan generándose un lugarcito de identidad y al mismo tiempo se convierten en consumidores consumidos que rápidamente son asesinados. La ciudad saqueada le ha dado lugar a la desesperación de la gente para hacerse unos mangos para vivir y el único circuito financiero de dinero fresco absolutamente ilegal que produce el sistema capitalista es el narcotráfico. Eso es lo que explica el desarrollo vertiginoso que ha tenido el narcotráfico, especialmente desde el 2001, cuando la gente volvió a la casa y dejo la calle. A partir de ese momento el narcotráfico se dispara de una manera descomunal en Rosario y Santa Fe. 

¿Cómo se vincula el asesinato de Sandra Cabrera con lo que sucede actualmente en Rosario? 

Hay una historia política del narcotráfico que entra en vigencia a partir del año 1988 cuando se dá la primera causa donde se determina que un grupo de comisarios estuvieron con Feced imputaban con delitos no cometidos a familias que supuestamente vendían droga, cuando en realidad quienes vendía droga era la policía. Es la llamada causa Arzamendia. Después llegan los primeros supuestos dealers, los Haldford y los hermanos Salerno, en la década del 90, con Reutemman como gobernador y la jueza Cosidoy investigando estos hechos. Pero el caso más emblemático es el caso de Sandra Cabrera, porque en ese expediente se demuestra que la Policía Federal y la Policía de la pcia de Santa Fe le imponen la venta de droga a las trabajadoras sexuales en la zona de la terminal de colectivo, con lo cual queda claro que quien maneja la venta de droga es la Policía Federal y la Policía de la pcia. de Santa Fe. Y eso se silenció. Por eso hablo de una responsabilidad política de los jueces provinciales y federales. Hablar de narcopolicia es una consecuencia directa de todo esto. 

Además, el triple crimen de Villa Moreno no hace más que profundizar esto y abrir algo más: hay un mercado negro de armas hoy en Rosario, con las cuales arman a las bandas de chicos desesperados en los barrios y ese mercado negro de armas, como dice la causa actual de Villa Moreno es administrado por la policía. Ahí está una vez más la policía involucrada. 

Algunos policías denunciados han sido ascendidos... 

El caso más fuerte es el de Walter Miranda, denunciado por Sandra Cabrera como integrante de la corrupta División de Moralidad Pública que en octubre de 2003 es disuelta por esta denuncia. Sandra termina siendo asesinada en enero de 2004 y 8 años después Walter Miranda es jefe de la policía de Rosario. Y tanto Tognolli como el actual jefe de la policía de Santa Fe, Sola, ambos estaban siendo investigados por enriquecimiento ilícito. Tognolli había sido denunciado ya como titular de Drogas Peligrosas por estar relacionado con el narcotráfico. En el 2010 lo denuncia Norma Castaño y anteriormente lo habíamos denunciado en el segundo tomo de la Ciudad Goleada en donde establecíamos los contactos que él tenia con un distribuidor de la zona sur de Rosario como era el Pimpi Caminos, el jefe de la barra brava de Nob. 

¿Crees que hay voluntad política para avanzar contra el narcotráfico? 

Yo creo que el poder político es cómplice. Hay dos maneras de la complicidad. Por un lado, la corrupción directa. Y después, tenés otra forma de corrupción que tiene que ver con la cobardia. En esos niveles de responsabilidad política, la cobardía se tutela con la corrupción. Yo no creo que haya voluntad política porque los partidos mayoritarios sostienen al sistema y el sistema se alimenta de esto, pero sí creo que hay que gente valiente en todos los partidos políticos, por eso hablo de armar un Frente Transversal. 

En medio de todo esto, está la vida de los pibes… 

Es muy grave la situación de los pibes. En la última semana de noviembre cuatro pibes fueron asesinados en el barrio las Flores y la Tablada. Nos quieren hacer creer que los pibes terminan siendo las estadísticas oficiales y creo que hay que rebelarse frente a eso, cada pibe tiene la necesidad y el derecho de vivir una vida vinculada al amor, al trabajo, al proyecto y no que sea uno más en la triste lista de asesinados por todo este circuito feroz que ha impuesto el poder político que no ha hecho más que darle auspicio al narcotráfico. El término “ajuste de cuentas” es perverso, es un tipo de elemento tranquilizador de conciencia. Es una definición horrible y es mentira que el Estado está ausente. El Estado está presente con una presencia corrupta. La convocatoria de la marcha surgió de la bronca. Fue primero, una asamblea que hicimos en la Toma y de ahí surgió una movilización para demostrar que queremos combatir en serio al narcotráfico y que para ello hay que hacer un frente transversal, que hay que investigar no solo la corrupción policial sino la corrupción en el poder judicial e investigar al poder económico, el lavado de dinero. El narcotráfico viene de arriba hacia abajo. Nace en el centro de Rosario, donde se lava el dinero, donde ese dinero lavado va probablemente a inversiones inmobiliarias, entonces eso es lo que verdaderamente se debe investigar .La esperanza es la pelea en serio. 




Movilización frente a las puertas del Irar.


Notas relacionadas:

Publicado el: 30/11/2012

Por María Cruz Ciarniello.
Categorías:
Infancia / Adolescencia / Reportaje

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.