enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Contra la impunidad y las narcomafias
Justicia por Mercedes Delgado

El pasado 11 de enero cerca de 300 personas se concentraron en el Centro Comunitario “San Cayetano” de barrio Ludueña para luego marchar hasta la comisaría 12° y desembocar en la Plaza Pocho Lepratti para exigir el esclarecimiento del asesinato de la militante social que murió de un disparo en la espalda, cuando quedó en medio de una disputa entre narcotraficantes. Una jornada cargada de dolor e impotencia, pero también de rebeldía y esperanza.

"Instrúyanse, porque necesitaremos de toda nuestra inteligencia;
Conmuévanse, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo;
Organícense, porque necesitaremos de toda nuestra fuerza"
Antonio Gramsci, L'Ordine Nuovo, año I, nº 1,
1° de mayo de 1919

Los compañeros, amigas, familiares y distintas organizaciones sociales y estudiantiles se concentraron en el mismo lugar dónde la trabajadora social trabajó por varios años, un centro comunitario ubicado en Gorriti 6068, en la zona oeste de Rosario. Los reclamos fueron certero y puntuales : exigir justicia para que el crimen no quede impune y para poner punto final al negocio del narcotráfico con sus múltiples complicidades.

-“Tenemos que vencer el miedo. Nos tenemos que unir todos los vecinos, nosotros somos muchos más que esos delincuentes, justicia por Mercedes y basta de droga en nuestro barrio”- decía desde un megáfono un vecino, mientras a cada paso de la marcha que separan el centro comunitario de la institución policial, algunos vecinos se iban sumando para unificar y hacen más fuerte el reclamo.
Cuándo la marcha llegó a su primer punto y se concentraron frente a la comisaría 12°, ya había varias cuadras de personas que desembocaron allí para escuchar la lectura de un documento y realizar algunas denuncias sobre el tráfico de drogas que desde hace un tiempo, se multiplico en barrio Ludueña.

-“Estar acá es un compromiso y los que estamos acá sabemos que es asumir riesgos. Pero no más riesgos que asumieron nuestros compañeros, como Mercedes, Pocho Lepratti y muchos otros que trabajan para que este barrio se pueda vivir con dignidad”-, dijo el primero de los vecinos con megáfono en mano. Y luego añadió: “que nuestro dolor no se trasforme en resentimiento ni odio, sino en fuerza para terminar con el narcotráfico, sabiendo que la pelea es dura”

Entre carteles y volantes con la figura de Mercedes; y globos blancos, otro vecino sostuvo que “Acá hay un barrio de pie pidiendo justicia”. Los fuertes aplausos, entre lágrimas y caras de conmovidas, parecían multiplicarse a medida que pasaban los minutos frente a la institución policial y parecían ser casi tan fuertes como los rayos del sol de esa tarde de verano.

El padre Edgardo Montaldo, un símbolo del barrio, estuvo en la manifestación y aseveró que: “No tenemos que ser indiferentes cuando vemos a los pibes caer en la droga(…)tenemos que sumarnos todos, porque se trata de ellos. Los pibes nos necesitan”, dijo emocionado.
-"Hay que seguir andando, nomás” - cantaban las personas mientras la marcha continuó hasta la Plaza Pocho Lepratti. Allí algunas de sus compañeras volvieron a insistir ante la necesidad de no resignarse y apelar a la movilización popular junto a todas las organizaciones sociales, toda para que el narcotráfico no se siga llevando la vida de las personas más jóvenes de los barrios populares de Rosario. “Hay que juntar toda la fuerzas que hay en los barrios, son compañeros que nunca vamos a olvidad y que estarán en nuestros corazones. Cada día eso nos dan más fuerzas para seguir”, dijo una compañera de Delgado. Desde el colectivo social y cultural El Caleidoscopio un
joven sostuvo “la extrañamos mucho a Mercedes, siempre nos acompañaba y estaba con nosotros (…) también marchamos por las ausencias y necesidades del barrio, por más Mercedes más Pochos Lepratti y menos policías”. Una postal de dignidad y valentía enorme.

Números marchados con sangre

Según la Dirección de Análisis Criminal del Ministerio de Seguridad de Santa Fe, durane el año pasado en el departamento Rosario se registró 182 homicidios dolosos, mientras que en el 2011 fue de 164. La mayoría de las víctimas fueron jóvenes menores de 30 años.
Desde 2007 la estadística anual de asesinatos en esta ciudad aumenta exponencialmente llevándose vidas indiscriminadamente: 113 homicidios se registraron en 2007; 121 en 2008; 130 en 2009; 126 en 2010; 164 en 2011. Por lo tanto entre 2007 y 2012 los crímenes aumentaron más de un 50%, sostiene la misma entidad.

Mercedes Delgado tenía 50 años, seis hijos y una militancia de vida colosal en Ludueña, el lugar que la adoptó cuando hace dos décadas llegó desde el norte de la provincia. Combinaba su existencia entre la costura, con la que sostenía su hogar, y su participación en la comunidad eclesial de base que tiene su lugar en el centro comunitario.

"A Mercedes la mataron pibes del barrio, delincuentes, que se criaron comiendo acá”, dijo una señora. En la noche del miércoles Delgado llegó a su casa, ubicada en un pasillo de Garzón 416 bis, y le pidió a unos de sus hijos que hiciera un mandado. Al poco tiempo escuchó tiros y salió a ver dónde estaba su niño. Pudo llegar hasta el cruce de Bielsa y Garzón ya que los disparos cruzaban desde Garzón a Magallanes. Fue lo último que hizo ya que un plomo 11.25 le entró por la espalda y la salió por el estómago y su cuerpo cayó al piso. Luego, la trasladaron al hospital Centenario, donde ingresó directamente al quirófano y su vida se extinguió a las 3.30 del miércoles. Su asesinato es investigado por el juez de Instrucción en feria Alejandro Negroni, y por el fiscal Carlos Covani.

Lo individual y lo colectivo formaban una misma ruta existencia en esta mujer .La pelea por la vida de las mayorías contra las narco-mafias y la policía corrupta se tiene que dar en serio desde diversos sectores, por lo que está en juego, es justamente lo que se pierde todos los días: vidas jóvenes de las barriadas rosarinas. Alguna vez alguien se tendrá que hacer cargo de tanto dolor y tanta sangre joven derramada que podría ser obviada, alguna vez la palabra felicidad tiene que ser sinónimo de las personas que somos más en estos lugares del mundo.






Notas relacionadas:

Publicado el: 13/01/2013

Por Juan Pablo Robledo.
Categorías:
Derechos Humanos / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.