enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver

APRIM, por el derecho a la felicidad más allá de la posición psicofísica.

De afuera de la calle Lozzia 6321 A parece una más, pero no es una casa cualquiera. Es la sede de la Asociación Pro Rehabilitación Integral del Mogólico (APRIM) y en ella viven, por estos días, trece personas afectadas por el síndrome de Down . Allí viven también el titular de la Asociación, Enrique Prieto, y su familia, que incluye a un joven adoptado también afectado por el síndrome. Enrique, un egresado de Bellas Artes que supo vivir en el norte del país y en el Brasil y a partir del año 63 se incorporó con todo a APRIM, muestra orgulloso las prolijas y cálidas habitaciones de la casa. Y cuenta apasionado la historia de la institución y también los proyectos a futuro, entre los que se destaca la idea de instalar una granja educativa con salida laboral. Todo, desde el convencimiento de que "el derecho a la felicidad nace con el hombre mismo cualquiera fuere su posición psicofísica".


De afuera la de calle Lozzia 6321 A parece una más, pero no es una casa cualquiera. Es la sede de la Asociación Pro Rehabilitación Integral del Mogólico (APRIM) y en ella viven, por estos días, trece personas afectadas por el síndrome de Down . Allí viven también el titular de la Asociación, Enrique Prieto, y su familia, que incluye a un joven adoptado también afectado por el síndrome. Enrique, un egresado de Bellas Artes que supo vivir en el norte del país y en el Brasil y a partir del año 63 se incorporó con todo a APRIM, muestra orgulloso las prolijas y cálidas habitaciones de la casa. Y cuenta apasionado la historia de la institución y también los proyectos a futuro, entre los que se destaca la idea de instalar una granja educativa con salida laboral. Todo, desde el convencimiento de que "el derecho a la felicidad nace con el hombre mismo cualquiera fuere su posición psicofísica".

"El ser afectado por el síndrome de Down puede alcanzar niveles de integración que lo hagan desempeñarse como un ser útil dentro del complejo social", remarca Enrique, que señala que "corresponde a la sociedad decidir el retorno a épocas superadas, caracterizadas hasta por singulares sacrificios paganos, o por el contrario asumir la responsabilidad para que el discapacitado goce de los beneficios que le acuerdan sus derechos para su mayor bienestar".
Enrique expresa también que es el Estado el que debe hacerse cargo de la planificación general de programas asistenciales para las afectados por el síndrome y que esos programas, para cumplir el objetivo de la integración, deben tener en cuenta a "todas las áreas del saber y el sentir humano, ya sean humanísticas o sociales, médicas o pedagógicas, económicas o jurídicas".
En APRIM sostienen además que los "principios rectores" de los tratamientos deben ser, entre otros, el trato afectivo, educando al niño en la disciplina escolar y la convivencia social; la creencia en sus posibilidades y el trabajo en el desarrollo de su personalidad; el trato normal del asistido sin subestimaciones visibles que inhibieren causando depresiones perjudiciales; la atención de su edad cronológica, su nivel intelectual, social y familiar, sus características afectivas y emotivas y sus orientaciones vocacionales; el impulso hacia la participación activa en tareas que desarrollen el concepto de responsabilidad y por ende de su personalidad; adecuar la labor y las posibilidades individuales siguiendo no obstante un plan de conjunto y lograr que toda actividad tenga como objetivo final el desarrollo psicomotor del asistido.
Además, en APRIM reivindican la necesidad de lograr la asistencia totalmente gratuita para evitar desequilibrios económicos en desmedro de los otros integrantes de la familia del afectado, evitando así rechazos y traumas familiares.
En APRIM Rosario, lo de la gratuidad de la atención se cumple. Las 13 personas que viven en la casa de la calle Lozzia están becadas por el Estado provincial y la organización cuenta además con el respaldo de varias empresas de la ciudad a las que Enrique expresa su agradecimiento.
APRIM surgió como organización el 27 de diciembre de 1963 a partir de la decisión de un grupo de padres con hijos afectados por el síndrome de Down, término que en aquel entonces no se usaba tanto como ahora. Enrique explica que la palabra mogólico se fue dejando de lado por el uso social con tono discriminatorio de la misma, pero que, en definitiva, mogolismo y síndrome de Down es lo mismo.
 

 





 

Publicado el: 22/07/2004


Categorías:
Buenas Prácticas / Reportaje

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    24 Jun 2006 18:17   beatriz Magro
consulta
 
    16 Apr 2011 15:01   qdtqfzjhn
xcxlpjgc
 
    19 Apr 2011 13:30   Bwfuvutg
xmgxln
 
    17 Apr 2013 02:42   hdgeslkqg
AaHEDeSdrW
 
    19 Apr 2011 15:01   Yspxjpgw
rzpria
 
    20 Apr 2011 05:02   Ptafnahl
pedgrez
 
    17 Aug 2012 10:17   wadaDAWD
pedgrez
 
    22 Apr 2011 09:55   Wgyrojbx
seywdftt
 
    25 Jul 2013 09:49   Esteban
consulta
 
    22 Feb 2007 10:31   Silvia Prieto
Aclaracion
 
    10 Dec 2008 12:04   marisa
Aclaracion
 
    09 Nov 2009 12:49   leticia
Aclaracion
 
    09 Nov 2009 12:47   leticia
dudas
 
    03 Aug 2010 11:36   Aleks
dudas
 
    03 Jul 2010 19:54   diego
sugerencia
 
    02 Dec 2010 22:02   ohvinmdv
IOzLZiFitpbD
 
    02 Dec 2010 22:02   ohvinmdv
IOzLZiFitpbD
 
    14 Oct 2010 10:44   marisa
APRIM
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.