enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver

Ex combatientes, "zurdos" y "fachos" a la vez

"Lo que pasa es que en este país si hablás de los pobres sos zurdo y si hablás de la bandera sos facho", dice Rubén Rada, presidente del centro de ex combatientes de Malvinas de Rosario que, justamente, tiene como principales prácticas la defensa de lo nacional, como continuidad de la lucha sostenida en las islas en el 82 por un lado; y por el otro la labor social, de ayuda a los sectores más empobrecidos de un pueblo al que, según indican, le van devolviendo así el cariño recibido durante y después de la guerra. "Zurdos" y "fachos" a la vez, entonces, los ex combatientes se definen como "hijos del pueblo". No les gusta que se los identifique como pro militares. "Nosotros a Malvinas no fuimos por un militar, fuimos por un sentimiento. Por lo que nos enseñaron nuestros padres, nuestros maestros, nuestros próceres. Las Malvinas eran nuestras, son nuestras", remarca Rubén. Y bien vale para entenderlo su historia personal con Malvinas, a donde llegó como soldado a pesar de que ya le habían dado la baja en la colimba.

 



"Lo que pasa es que en este país si hablás de los pobres sos zurdo y si hablás de la bandera sos facho", dice Rubén Rada, presidente del centro de ex combatientes de Malvinas de Rosario que, justamente, tiene como principales prácticas la defensa de lo nacional, como continuidad de la lucha sostenida en las islas en el 82 por un lado; y por el otro la labor social, de ayuda a los sectores más empobrecidos de un pueblo al que, según indican, le van devolviendo así el cariño recibido durante y después de la guerra. "Zurdos" y "fachos" a la vez, entonces, los ex combatientes se definen como "hijos del pueblo". No les gusta que se los identifique como pro militares. "Nosotros a Malvinas no fuimos por un militar, fuimos por un sentimiento. Por lo que nos enseñaron nuestros padres, nuestros maestros, nuestros próceres. Las Malvinas eran nuestras, son nuestras", remarca Rubén. Y bien vale para entenderlo su historia personal con Malvinas, a donde llegó como soldado a pesar de que ya le habían dado la baja en la colimba.

Rubén cuenta que que el 30 de marzo del 82 fue a Buenos Aires a participar de un acto convocado por el movimiento obrero contra la dictadura. Su padre era dirigente gremial y por ser peronista había sufrido persecución de los militares desde el 55, "cuando lo subieron a un barco para sacarlo del país y para que se olvide de la marchita". La protesta sindical terminó con incidentes y represión policial y Rubén recién volvió a su casa en Rosario el 1 de abril a la noche. Se acostó a dormir y al otro día su vieja lo despertó temprano con la noticia: "tomaron Malvinas". Un rato después, desde la ventana de su casa en la Lata, Rubén vio que llegaba un camión militar. Su madre se dio cuenta que lo venían a buscar para llevarlo a la guerra y trató de impedirlo, diciéndole a los militares que se vayan. Pero su padre, que en ese momento llegaba a la casa, lo encaró y le dijo: "vos vas".

"Mi viejo tenía bronca con los militares. Se había peleado con los milicos en la calle como quinientas veces. Pero había otra cosa: la patria llamó. Cuando llama la patria se deja todo. Si yo me escondía debajo de la cama iba él: iba a decir yo soy Rada, mi hijo es un cagón, voy yo. Porque es el sentimiento argentino, que no es pro militar ni
pro guerrero. La razón en este país nunca más va a ser la fuerza. Pero es el sentimiento de todo argentino bien parido, de lo que nos enseñaron; más allá de todas las traiciones, de lo que sufrimos. Yo hice lo que hace siempre el pueblo, loco. Cuando lo llaman va y pone el pecho. El pueblo siempre va. Sale con el colchón cuando se inunda, lo cagan a tiros, le cambian las reglas de juego, lo joden con los créditos. Yo soy uno más. A mi me tocó Malvinas, a otros les tocó otra cosa. Mi chaquetilla es de San Martín, no es de Videla. Malvinas es un eslabón más de la lucha de casi doscientos años de un pueblo que quiere ser independiente y progresar", se explaya Rubén.

En Rosario, los ex combatientes empezaron a reunirse en la casa de José Arijón, hoy tesorero del centro. Después anduvieron por garages, locales prestados, clubes. Las reuniones empezaron en el mismo año 82. Rubén recuerda a esa etapa como muy dura: "cuando regresamos de Malvinas los militares nos entregaron el DNI y nos diejron media vuelta, march! A sus casas. Es como que se abrieron de gambas de toda la historia que había ocurrido. Y tuvimos que cargar la mochila nosotros. Primero tuvimos que hacer nuestro propio velorio. Muchos estaban mal, había varios internados en el hospital militar de Campo de Mayo. Pero nos empezamos a reunir para unirnos", relata. "También estaba la política desmalvinizadora -sigue Rubén-. Nosotros creemos que los primeros delmalvinizadores de este país fueron los militares, y hubo gobiernos democráticos que continuaron que respetaron a rajatabla esa política. Por ahí teníamos algunas contestaciones que para nosotros eran agresiones. Una vez el intendente Horacio Usandizaga nos dijo que si a nosotros nos habían llevado los militares les vayamos a reclamar a los militares".

En el 87, los ex combatientes rosarinos obtuvieron personería jurídica para su centro y en el 89 formaron junto con sus pares de todo el país la Federación Nacional de Veteranos de Guerra. La Federación agrupa a 65 centros, ya que en varias provincias hay más de una organización. Organizados a nivel nacional, los ex combatientes avanzaron en lo que hace a la obtención de pensiones, vivienda y cobertura de salud. "Había muchos problemas de salud, había muchas secuelas. No lo vamos a negar, nadie es guapo. Nuestras familias fueron las que vivieron los gritos de noche, las corridas, el lloriqueo, el nerviosismo. Llorabas y no sabías por qué. Trescientos
y pico de compañeros se suicidaron. O se ahorcaron, o se tiraron de un edificio, o se pegaron un tiro en la cabeza. Proporcionalmente, la cantidad índice de suicidios fue mayor que la de los combatientes norteamericanos de Vietnam", indica Rubén.

Por estos días, los ex combatientes rosarinos están conformes con la atención que reciben de la Municipalidad y expresan su reconocimiento al gobernador Jorge Obeid. "En su primer gobierno él hizo una ley que después copiaron en catorce provincias. Esa ley dice varias cosas: que la fecha es el 2 de abril, que no alcanza la pensión nacional y acá hay una pensión provincial, que los ex combatientes no pueden estar deambulando en la calle y durmiendo en una tapera y entregó 470 casas de Fonavis", destaca Rubén, que añade que ahora Obeid les anunció que va crear una comsión provincial de Veteranos de Guerra y que va a impulsar "Malvinas en las escuelas".

Esto de que en las escuelas se hable más y mejor de Malvinas es un reclamo muy sentido por los ex combatientes, que van a reclamar que se haga lo mismo a nivel nacional para "que se sepa la historia, porque después la historia la termina haciendo la oligarquía y no es la verdadera historia". Al gobierno encabezado por Néstor Kirchner los ex combatientes le reconocen que "es el primero que no se baja los pantalones cuando va a negociar por Malvinas". Pero le vienen reclamando la restitución de la cobertura de salud a través del Pami, que les fue retirada hace 17 meses. Y de eso todavía no tuvieron una respuesta. Por eso Rubén dice: "Kirchner dijo que venía con una cultura malvinera, pero esa cultura malvinera a nosotros todavía no nos llegó". Otro de los reclamos al gobierno nacional es el aumento de las pensiones. "La madre de un soldado muerto en Malvinas cobra 137 pesos por mes. Eso no puede ser", plantea Rubén.

En cuanto a su labor social, los ex combatientes destacan sus intervenciones en catástrofes como las inudaciones de Santa Fe. Pero además asisten a escuelas, comedores y organizaciones comunitarias. Y remarcan que están a disposición de quien los llame.

Para ordenar y organizar su tarea social, en la provincia de Santa Fe firmaron un convenio con el gobierno. La idea es que el voluntariado sirva y actúe coordinadamente con los organismos oficiales. Esto no quiere decir que los ex combatientes acepten cualquier cosa o callen sobre cuestiones con las que no acuerdan. Respecto de la inundación en Santa Fe, por ejemplo, Rubén todavía está asombrado por "el descontrol" que hubo en la asistencia. Y no le gustó nada encontrarse con "gente que necesitaba cosas cuando los galpones estaban llenos".

Rubén habla con enREDando en vísperas de un nuevo 2 de abril. Está por viajar a Reconquista para participar de un acto. Surge, por supuesto, el recuerdo de los compañeros que quedaron en Malvinas. Él formó parte del regimiento 4 de Monte Caseros, Corrientes, que fue uno de los que más bajas sufrió. "A Malvinas fueron oficiales, sub oficiales, soldados y civiles -indica-. Fueron 140 civiles, que hacían caminos con las topadoras, que hacían correo, como un compañero nuestro de Rosario que ya tiene como setenta y pico de años y estuvo en la estafeta postal Malvinas. El tenía casco y no fusil, pero las bombas no decían voy para este o voy para este otro. La bomba va. Y mirá cómo es que va, que murieron 19 de esos civiles. Los sacaron de las empresas públicas, como Elma. Cuando nosotros volvimos de Malvinas dijimos: la madre de un veterano muerto para nosotros es un soldado y tiene que tener todos los mismos beneficios. Entonces vos acá encontrás a las madres de los caídos. Y en
algunos casos las esposas. Después, los oficiales y suboficiales siguen con la venia. Saludo uno y saludo dos. Lo que nosotros tomamos es al personal militar que volvió de Malvinas y les dijo: acá está mi baja, este no es el Ejército de San Martín. Este es un ejército entreguista. Chau flaco, me voy a la vida civil. A ese sí lo tomamos. Porque es una vergüneza que no se los ampare. En España, en Francia, el estado sí los ampara. No pueden ir a vender tortas fritas cuando se la jugaron. Y son más críticos con las fuerzas armadas que nosotros mismos. Por que salieron de ahí y sienten que los traicionaron. Pero ojo: algunos tienen un año menos que nosotros, porque eran de la escuela militar y son clase 63. Y los otros son 61, o 60 como máximo. Para nosotros, ningún general le llega al talón al más pobre de los soldados que salieron del pueblo".

Rubén cuenta orgullos que este domingo, en Rosario, van a participar de una acto por el comienzo de la construcción de un monumento en homenaje a los veteranos. Pero pide que "basta de monumentos: los monumentos que hay que construir son fábricas, escuelas, hospitales; porque para nosotros Malvinas también es salud, educación, dignidad de los trabajadores".

 

Centro de ex combatientes de Malvinas en Rosario

Ayacucho 1477

TE: 0341-4407861

excombatientesmalvinasrosario@yahoo.com.ar







Notas relacionadas:

Publicado el: 01/04/2004


Categorías:
Buenas Prácticas / Reportaje

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    22 Aug 2006 07:34   Jorge Vazquez
Estoy confundido
 
    16 Apr 2011 15:01   iajguafvm
utjxo
 
    19 Apr 2011 13:30   Yjpksvaf
rhmbmlwvm
 
    15 Apr 2013 13:47   uoqguj
vZUjogeXwh
 
    19 Apr 2011 15:01   Enfworys
hsadgkkq
 
    20 Apr 2011 05:02   Rfcpynsd
zavtfbgqy
 
    22 Apr 2011 09:55   Afifnhyv
rixpyde
 
    16 Apr 2013 00:12   wmlxxaczzht
ZvBnzRCJokPdZF
 
    16 Apr 2013 16:30   ooirgbxjh
yHKGXqyLIgVSURYeWTF
 
    24 Jul 2009 13:23   gabriela Cantadori
felicitarlos
 
    17 Sep 2010 17:42   Marina
Felicitaciones
 
    19 Feb 2012 12:16   enzo
honra
 
    13 Apr 2013 19:52   qyzhjky
EKCSqZGCkRhRrsujQR
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.