enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Elecciones 2005
Votar lejos de casa

Los argentinos y argentinas residentes en el exterior pueden votar si así lo desean: para las elecciones de este 23, se registraron cerca de 36.000 emigrados del país para ejercer ese derecho, una cifra bastante baja si se la compara con la cantidad total de argentinos que viven fuera del territorio argentino. ¿Cree que los argentinos y argentinas que se fueron del país -quizás debido a que no están obligados a sufragar, debido a que muchos/as debieron abandonar decepcionados el país en condiciones políticas y económicas deplorables o quizás por el mismo alejamiento de la realidad nacional- representan un crudo retrato del estado de ánimo general ante las elecciones? Invitamos a nuestros/as lectores/as a recorrer esta nota y a dejar sus comentarios al respecto de este interrogante.

Según datos de la Cámara Nacional Electoral, estarían en condiciones de votar para las elecciones del domingo 23 de octubre 35.863 argentinos residentes en el exterior, un número relativamente bajo si se compara con el millón de argentinos y argentinas residentes en el exterior. A su vez, deja entrever una baja incidencia sobre los resultados generales.
Hay 123 consulados y 88 embajadas argentinas en el exterior. José María Vénere, titular de la Dirección de Argentinos en el Exterior, explicó en un seminario sobre Migraciones realizado en la ciudad de Rosario tiempo atrás, que hay 1.050.000 argentinos y argentinas en el exterior, sin incluír en esta cifra a aquellas personas se encuentran en situación migratoria irregular, que suponen un número bastante considerable.
La recordada "noche de los bastones largos" del 29 de julio de 1966 fue un momento clave en la historia del país en el que miles de científicos comenzaron a emigrar hacia otros países en busca de mejores condiciones de trabajo y menores presiones políticas.
Esta tendencia se acentuó durante la última dictadura militar, que obligó a miles de argentinos y argentinas a exiliarse. Si bien muchos regresaron a su tierra natal, muchos otros se quedaron en el exterior.
"Cuando uno llega a un país desconocido necesita encontrarse con compatriotas que le expliquen como va la cosa. Eso es engañoso. El hecho de haber nacido en el mismo lugar pocas veces significa que se va a llegar a ese sentimiento extraño y de entrega que es la amistad. El exilo también significó aprendizaje de diferencias, tal vez el mas difícil y precioso. Yo no me adapte, a pesar de lo bueno, del orden, del trabajo, no pude", relataba Gladys Onega, escritora rosarina exiliada en Estados Unidos primero y en Méjico después.
La década del 80 fue el escenario de otra oleada de emigrantes, que se fueron como consecuencia de la hiperinflación y la inestabilidad laboral que signaron los últimos meses de la presidencia de Raúl Alfonsín y los primeros años de Carlos Menem.    
Y, finalmente, el 2001. Se estima que desde esa fecha se fueron del país unas 140.000 personas y, según Vénere, Estados Unidos es el país de destino predilecto de los/as argentinos/as con 305.700 registrados y le sigue España con 151.000. Los países de destino que les siguen, por orden de preferencia, son Paraguay, Brasil, Chile, Méjico, Italia, Alemania y Francia. En estos países, el número de argentinos registrados oscila entre los 50.000 y los 15.000.
En la Argentina están obligados a votar todos los ciudadanos de ambos sexos nativos, por opción y naturalizados, desde los dieciocho años de edad cumplidos hasta el mismo día del comicio; todas estas personas serán incluidas en el padrón electoral. Cabe destacar que es ciudadano argentino por opción la descendencia del ciudadano/a argentino/a nacido en territorio extranjero que optó por la ciudadanía argentina.
Los argentinos que residen en forma permanente en el exterior no tienen la obligación de votar en los procesos electorales de su país de origen pero si lo desean, deben inscribirse y sufragar en los consulados argentinos del país donde residan. Así lo establecen la ley N° 24.007/91 y su Decreto Reglamentario 1138/93, ley promulgada en épocas en que la Argentina era receptora de una corriente migratoria de relativa importancia. La normativa establece que el argentino/a residente en el exterior "debe encontrarse inscripto en el Registro de Electores Residentes en el Exterior del Consulado argentino correspondiente a la jurisdicción donde reside, con una anticipación suficiente al momento de la elección".
Para poder inscribirse en el registro de electores, deben cumplir la condición de ser residentes. La persona tiene que estar radicada y lo tiene que demostrar a través de la inscripción del domicilio en el país en el cual quiere votar en su DNI. Este trámite se hace en el Consulado, quien oficia de Registro Nacional de las Personas.
Para estos comicios legislativos hay registrados 17.139 mujeres y 18.544 varones y los países dónde más connacionales han manifestado su decisión de votar son Estados Unidos, Alemania, España e Italia, mientras las representaciones habilitadas en el exterior para poder votar ascienden a 60 embajadas y 48 consulados.
Quienes se encuentren transitoriamente fuera del país sí están obligados a votar, y deberán presentarse en el consulado nacional más próximo el día de las elecciones para que se les extienda un certificado. Cuando regresen a la Argentina, tienen que dirigirse lo antes posible a la Secretaría Electoral de sus respectivos distritos para justificar la inasistencia a los comicios.
Todo este proceso electoral para los connacionales residentes en el exterior es organizado por la Cámara Nacional Electoral, que es el único Tribunal en la República Argentina de segunda instancia que se ha organizado con las normas IRAM 9001/2000 en la Argentina. Es un proceso sumamente complejo, ya que la misma tarea que se hace en los 24 distritos del país, para el sufragio de los argentinos en el exterior debe hacerse a la distancia con el centenar de consulados que hay distribuídos a lo largo y a lo ancho del mundo.
¿Qué ocurre con la doble ciudadanía? La doble ciudadanía son convenios que firmó la República Argentina con el Reino de España y la República de Italia: existen dos leyes, la N° 18.957 (Convenio con España del año 1969) y la Ley N° 20.568 (Convenio con Italia del año 1971), que establecen que cuando los argentinos están en la Argentina pueden votar y cuando se van hacia España o Italia votan en aquellos países, previa inscripción. Es decir que se puede ejercer el voto como italiano o español y a la vez como argentino. Pero la persona con doble ciudadanía debe encontrarse inscripta donde corresponda y en el momento que corresponda.
Mientras para los emigrados de algunos países como España el voto es epistolar, para los argentinos residentes en el exterior el sistema de voto es presencial: es decir que el voto es personal y el votante tiene que acercarse a los distintos lugares de votación (alguna de las representaciones consulares argentinas) y emitir el sufragio en el mismo día y horario que se sufraga en la Argentina.
Hay países que, ante la diáspora que sufrieron, han creado regiones extensivas al territorio nacional donde los emigrados puedan ejercer la ciudadanía. El caso del "Departamento 20" uruguayo y la Región 14 de Chile son claros ejemplos de esto. Mediante el Departamento 20, el gobierno de Uruguay pretende intensificar el contacto con los 600.000 uruguayos que viven en el exterior y para ello impulsa un registro, la formación de consejos consultivos en las grandes comunidades y un portal en Internet que facilite el intercambio de la diáspora uruguaya entre sí y con su país de origen. Se trata de prestar atención a esa quinta parte de la población uruguaya que se encuentra residiendo en el exterior y así permitir que la "patria peregrina" pueda ejercer la ciudadanía en un territorio ampliado mediante la creación de este departamento o municipio que se agrega a los 19 que ya tiene la República Oriental del Uruguay.
Si bien no faltan quienes sostienen que proyectos como estos tratan en realidad de propiciar "juntaderos" de votos con un interés electoral, también puede pensarse que se trata de reconocer el legítimo derecho político de los emigrados a poder votar.
Acerca del caso inverso, inmigrantes de diversos países residentes en la Argentina -que representa una masa para nada irrelevante-, "hay experiencias municipales que están concretadas, hay padrón de inmigrantes y pueden votar. En la (nueva) ley (de migraciones 25.871) está planteado también lo que es la participación de los votantes en el sufragio y con la reglamentación creo que se va a ver la aplicabilidad concreta", sostuvo el senador nacional Rubén Giustiniani durante el mismo Seminario.
El abanico de opciones que pueden determinar que el número de votantes argentinos en el exterior sea bajo son muchas. Estar lejos de la realidad de la tierra natal. Verse incentivado -u obligado- en muchas ocasiones a adaptarse miméticamente a las costumbres del lugar al que se llegó. Haberse ido decepcionado. Haber dejado el país con ilusiones de un futuro mejor que no se vieron cumplidas. Olvidar. Recordar. Ver que la realidad argentina cambia poco a poco y cuesta seguir los procesos. O bien seguir defraudándose porque no cambia nada.





Serían 35.863 los argentinos residentes en el exterior que se registraron para sufragar, 17.139 mujeres y 18.544 varones. Hay casi un centenar de representaciones habilitadas en el exterior donde votar.

 



Notas relacionadas:

Publicado el: 20/10/2005


Categorías:
Ciudadanía / Noticia

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    20 Oct 2010 17:40   xynnqlhl
ffqeJzofDofxtd
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.