enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Campaña por un consumo responsable y solidario
Y vos ¿cómo consumís?

Es la pregunta que eligieron formular las organizaciones reunidas alrededor de la Campaña “Por un consumo que no nos consuma", que claramente sintetiza la dimensión social e individual que el consumo representa. Las fiestas son el marco elegido para el lanzamiento de esta campaña por ser el momento del año en que la práctica social de consumir asume irreflexivamente un lugar central. “Pensá tu consumo” proponen entonces a la comunidad de la región, en general, y la militancia social en particular. Desde enREDando preguntamos a las organizaciones que asumieron esta tarea, el Centro de Comercio Solidario, la Asociación C.H.I.C.O.S. y Cáritas Rosario, acerca del origen de este encuentro y los sentidos de esta acción.

La campaña consiste en la difusión del comercio justo y el consumo responsable, no solo como valores, sino como concretas formas de comercialización que constituyen relaciones de producción diferentes, invitando a construir una Nueva Sociedad –así con mayúsculas– entre productores y consumidores. El primer objetivo de esta acción es, entonces, una reflexión acerca de los modos en que consumimos, todos/as y cada uno/a de nosotros/as, y cómo esos modos configuran no solo una sociedad particular, regulada por un mercado particular, sino también un medio ambiente determinado, y deteriorado, por esos modos de producción que los consumos avalan. De la mano de la difusión de esta “otra economía” las organizaciones ofrecen una guía de compras de comercio justo y solidario y tres tipos de canastas con productos de emprendimientos sociales. (ver nota)

 

Articulación

“Es muy difícil vernos a nosotros mismos en nuestros actos cotidianos” destaca Marty Vita, de Cáritas como una de los motivadores de las campaña. “Si seguimos con este modo de consumo nos quedamos sin planeta; un modo que nos está consumiendo horas de trabajo que mucha gente hace por seguir en una carrera que ni sabe a dónde lleva, un modo en que estamos avalando condiciones de trabajo que son infrahumanas, en que realmente la dignidad de la persona está escondida atrás de un precio más barato o más caro” enumera.

“Nosotros lo tomamos desde lo social y económico, pero lo mismo puede hacerse desde lo ecológico ambiental, y preguntarnos, por ejemplo, cómo consumimos energía” agrega Luis Martínez, del Centro de Comercio Solidario.

El inicio de esta reunión de organizaciones es el Encuentro Regional de Economía Solidaria y Comercio Justo, que se realizó en Rosario en septiembre de este año. “Este encuentro fue uno de los espacios de la economía social que señaló la urgencia de un nuevo marco legal y de promoción de esta economía. Desde entonces, veníamos buscando líneas de trabajo conjunto principalmente en lo que hace a la comercialización”, señala Luis Martínez quien destaca que la campaña inicia una de estas líneas conjuntas.

“Desde Cáritas empezamos pensando en alternativas a la desocupación” comenta Marty. “En esta búsqueda, hace unos años se empieza a pensar en promover emprendimientos productivos y de qué modo se puede apoyar la producción, pero también de qué modo se puede apoyar la comercialización de esto. Ahí surgen las ferias como un lugar más, pero siempre privilegiado para la promoción y la comercialización de todo lo que tenga que ver con emprendimientos productivos. Siguiendo en esa línea empezamos a pensar en la posibilidad de formar una cooperativa de trabajo con los emprendedores y empezamos a ver que tenemos que articular con otras organizaciones”. Para Marty la apuesta al trabajo en red es fundamental. "Empezamos a relacionarnos con otras organizaciones con más historia en la economía solidaria. Aprendimos de ellos, a pensar juntos, a transitar juntos y estamos en este camino. Vemos que ese es el camino, seguir pensando, seguir construyendo, como dice el lema de la campaña, una nueva sociedad  entre productores y consumidores”.

“Nos conocemos como organizaciones y hay un piso de confianza que genera la posibilidad de siempre pensar en hacer cosas juntos, y a partir de eso empezamos a juntarnos a pensar” destacan desde la Asociación C.H.I.C.O.S., quienes también trabajan y comercializan en las ferias. “El vínculo con espacios de la economía social viene de más tiempo pero el hecho de haber pensado la posibilidad de participar junto con otras organizaciones viene de una experiencia de formación en talleres organizados por Alimentos Campesinos" ubica Marcela Lapenna. Pensamos en el conceptode comercio justo y en la importancia de que todos los sujetos que intervienen en la cadena de producción estemos concientizados de esta nueva forma de entender el mercado, y nos preguntamos si todas las partes estábamos con el mismo grado de conocimiento sobre esto, y de allí surgieron los talleres” comenta Marcela.

 

Fin de año…

 “ Todas las organizaciones coinciden en definir a la campaña como un primer paso, “hacia algo más permanente, una experiencia que se pueda repetir convocando a otras organizaciones que va a tener continuidad en otras acciones como esta por ahora. Aún no se ha pensado en otra forma de organización social fuera de una agenda de trabajo”. Pero pdoría ser una línea a seguir.

Esta primera instancia del trabajo se proyecta a futuro con nuevas ideas. “La idea es tomar distintos aspectos de la economía solidaria y, en otros momentos del año, hacer hincapié sobre distintos aspectos, como el precio justo, por ejemplo. Lo vamos a ir viendo entre todos" aclara Marty Vita. “Nos pareció que era bueno arrancar con lo del consumo responsable por el tema de las fiestas, que exacerba toda la idea consumista, que es una cuestión que todavía tendíamos pendiente. Hay compañeros que dicen que hasta la misma idea de consumo tendríamos que cambiarla por otra palabra”.

 

El consumidor, la pata que faltaba

Las organizaciones se proponen con esta campaña apoyar a los emprendedores pero también a los valores implicados en esta propuesta. Y así lo definen: “En el Comercio Justo se privilegia a los productores que eligen no explotar mano de obra, pagar precios justos, promover condiciones dignas de trabajo, cuidar el medio amiente y relacionarse con los consumidores como personas como personas y ciudadanos”.

Desde Cáritas “veíamos que era la pata que estaba faltando a la mesa. De algún modo acompañábamos los procesos de producción, trabajábamos con los productores, pensábamos en vías de comercialización, pensábamos en un marco legal para éstas vías, pensábamos en las cooperativas, pero veíamos que nos estaba faltando este aspecto que era apuntar al que decidía comprar algo, al que consumía. Estamos inmersos en la sociedad de consumo, al modo capitalista. No pensamos en nuestros actos de consumo. Nos parecía que teníamos que iniciar alguna campaña, una propuesta de reflexión, ¿qué pasa cuándo elijo un producto? ¿qué hay detrás de se producto que consumo? ¿cuál fueron las condiciones en las cuales se realizó? ¿A quién estoy favoreciendo?” señala Marty y también destaca la presencia de los medios, en relación al concepto de consumo. “Generan modos de pensar la vida. La importancia de los medios en esto es un gran porcentaje de la campaña porque la idea es poder empezar un diálogo con otro que por ahí no está de acuerdo”. Para Marty, que reconoce la atrea de medios como alternativos, los medios promueven la idea de un consumo compulsivo. Para ilustrar esta idea comparte una experiencia. “Ayer estaba en un programa hablando del consumo responsable y teníamos que cortar para hacer la propaganda de la tarjeta de crédito, y si… Es como decía Paulo Freire, menos mal que tenemos dos piernas porque una camina en el sistema y la otra fuera, y siempre es así. Y en este momento la economía solidaria está en germen, pero también está la otra que es un enemigo poderoso. 

“El consumo tal cual está planteado hoy es bastante irreflexivo, manejado por los medios que apelan a las emociones" coincicde Luis Martínez. "La cuestión simbólica desalir de ahí para ir, como dice García Canclini, a un lugar donde se piensa, no es fácil". Siguiendo la cita de Martínez, ampliamos el aporte de Canclini. "Hombres y mujeres perciben que muchas de las preguntas propias de los ciudadanos -a dónde pertenezco y qué derechos me da, cómo puedo informarme, quién representa mis intereses- se contestan más en el consumo privado de bienes y de los medios masivos que en las reglas abstractas de la democracia o en la participación colectiva en espacios públicos" señala el antropólogo argentino, autor de Consumidores y ciudadanos. "Cuando se reconoce que al consumir también se piensa, se elige y reelabora el sentido social hay que analizar cómo interviene esta área de apropiación de bienes y signos en formas más activas de participación que las que habitualmente se ubican bajo el rótulo de consumo. En otros términos, debemos preguntarnos si al consumir no estamos haciendo algo que sustenta, nutre y hasta cierto punto constituye un nuevo modo de ser ciudadano", propone García Canclini.

"Es ir desde el plano de las emociones, de lo más inmediato a la reflexión. Parece entonces difícil que el consumo sea un lugar para reflexionar” retoma Martínez. Para avanzar en este sentido se requiere un trabajo de fondo, que involucre a todos los sujetos en todas las instituciones. En ese sentido, la escuela se convierte en lugar central.  “Ahora por suerte se incorpora en la currícula la reflexión sobre la calidad de los alimentos desde la salud, pero habría que incorporar también la calidad social y ambiental de los productos para que los chicos se formen dentro de una posibilidad en torno al consumo” destaca Luis.

 

Mensajes

Como en toda campaña de difusión, gran parte de la eficacia descansa en el mensaje. Apelar a un consumidor, proponerle que revise su práctica cotidiana, demostrando que existen modos mejores de hacerlo  y que además modifique su accionar, aparenta ser una tarea nada sencilla, que la campaña asume con el desafío de “no herir susceptibilidades, ni ir contra los consumidores, sino intentar sumarlos, mostrando que hay opciones que son tan buenas como las que tiene el mercado hoy, como con otra calidad” detallan.

 “El lema lo discutimos mucho” confiesa Martínez. “Afortunadamente llegamos a un consenso que nos gusta y vemos que también tiene una llegada rápida. Lo toman, lo comentan, se hacen chistes. Llega también por la síntesis. Pero tenemos que trabajar mucho más las cuestiones de imagen, acciones, propuestas. En lo ambiental Greenpeace pudo hacer de la denuncia un buen producto, que se vende y que y ahí claramente hay un receptor muy atento y que escucha, reflexiona y adhiere. Eso es un poco la muestra de que no solamente hay que esconder el mensaje crítico para poder vender. Se pueden trabajar las dos cosas”.

Otro eje de análisis y proyección es la masividad. Al respecto dice Martínez: “Seguramente que lo masivo va a seguir siendo lo otro y nosotros también desechamos trabajar allí. Pero sí creemos que en el mercado capitalista tenemos que trabajar, tenemos que incidir, tenemos que estar marcando otros valores, marcando otras propuestas. También por otro lado queremos construir un mercado de consumidores responsables, críticos, que tomen otro tipo de decisión”

En el análisis de la comunicación de la campaña, Marcela destaca a otro destinatario de la Campaña: los militantes. “Esta pregunta “y vos ¿cómo consumís?” también está dirigida a los militantes. ¿Cómo lo hacemos cada uno de nosotros que estamos comprometidos con la creación de un mundo diferente? Y está buenísimo que nos podamos sentir interpelados por esa pregunta y que tengamos a disposición productos que nos puedan hacer ver qué productos compramos en el supermercado teniendo la posibilidad de comprar de otra manera. Confío mucho en el valor de la campaña, que va mucho más allá de la venta de las canastas. Creo que en este momento de la Navidad que parece que cuanto mejor es tu regalo más querés al otro, que pueda llegar un mensaje de organizaciones que están apelando a un modo de construcción de un modo diferente, diciendo otra cosa, está muy bien. Confío en que alguien que lee el contenido de la campaña, más allá de que nos compre o no, ya se queda con algo y en eso que en el otro se movilizó nosotros también estamos siendo favorecidas.”

 

Un marco mejor para trabajar con los CHICOS

La Asociación C.H.I.C.O.S. fue estos días un hormiguero. La entrada de la casa desbordaba de pan dulces y budines que David y Yanina encintaban y metían en cajas, para ser incluidos en la canasta. Marcela Lapenna y Paulina Hiba recibieron a enREDando, mientras imprimían etiquetas y ponían prolijamente, con un sellito, la fecha de vencimiento de los productos de la Panificadora Levavida, que integran las canastas solidarias.


Desde hace 12 años que la Asociación trabaja con chicos en situación de calle. “El trabajo como organizador y dinamizador social siempre tuvo un lugar muy importante en nuestra forma de pensar el abordaje de la problemática con la que trabajamos. Siempre apareció lo productivo pero en esta función que tenía para los chicos. Como un ordenador. Era la posibilidad de sentirse realizados en esta tarea de producir. Siempre tuvimos muy claro también que no iba a ser facil trabajar para que los chicos se incorporaran en el mercado formal y tampoco sabíamos si teníamos ganas de trabajar para eso. Si las condiciones en las que ellos podían llegar a ser empleados dentro del mercado formal eran las que respetaban las condiciones de sujetos que nosotros estábamos pensando” comparte Marcela.

Desde esta concepción y con estas dudas y búsquedas, C.H.I.C.O.S. comenzó a armar espacios de producción que sumaban a los pibes. “El primero fue la panadería que empezó en el 90 y en el año 95 empezamos con talleres de capacitación laboral para trabajadores infantiles callejeros”.

Marcela distingue la situación de hace 10 o 15 años a la actualidad. “Ofrecer en el 95 a los trabajadores infantiles una capacitación laboral era una idea luminosa. Hoy la capacitación laboral es la herramienta que utiliza el sistema para controlar a quienes tienen un plan. La idea es entocnes ver cómo nosotros nos corremos de ese lugar, cómo la capacitación laboral deja de tener este lugar de control y se presenta como realmente una posibilidad donde alguien pueda emerger como sujeto productivo. Allí, la concepción de la economía social nos brindan un marco muchísimo más contenedor para que los chicos sean y se sientan protagonistas en estos procesos”.

Respectode la campaña, Paulina Hiba comenta que “muchos ya nos conocen, y vienen espontáneamente a comprar los pan dulces, porque conocen la calidad de lo que hacemos y lo que hay por detrás”. Para Paulina, que participó de los talleres de formación y trabaja en C.H.I.C.O.S. desde el 2001 “el desafío ahora es también la gente nueva que va venir, que pueda conocer el trabajo que se hace para llegar a esto. También es importante que la gente conozca lo que la red implica con otras organizaciones. Muchos se sorprenden de la cantidad de opciones que hay simultáneamente hoy trabajando de esta perspectiva, que es algo que se desconoce realmente. Y eso es un multiplicador” agrega.

Para C.H.I.C.O.S, la articulación en el marco de la economía solidaria ofrece la posibilidad de saber que hay otros también que están produciendo con otras condiciones. Macela destaca que mientras “nosotros estamos haciendo pan dulces acá, o remeras, o velas de una forma que  respetan a las personas y sus derechos, también en Misiones están haciendo la yerba y en Mendoza están haciendo el tomate de esa misma forma. Y esto te da una sensación de que estamos generando algo más grande que el pequeño intento. A su vez el poder pensar comercializar juntos a otros es interesante. Pero también la concepción de sentirse que hay muchos otros en este intento es importante”.





Las canastas solidarias incluyen productos de emprendimientos productivos solidarios

Las organizaciones se proponen con esta campaña apoyar a los emprendedores pero también a los valores implicados en esta propuesta. Y así lo definen: “en el Comercio Justo se privilegia a los productores que eligen no explotar mano de obra, pagar precios justos, promover condiciones dignas de trabajo, cuidar el medio ambiente y relacionarse con los consumidores como personas y ciudadanos”.

 

Publicado el: 14/12/2006


Categorías:
Economía Solidaria / Noticia

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    17 May 2010 07:52   rkbmooboi
cenpRZbnMej
 
    15 Apr 2013 06:03   dhkywmz
OpKNMFVotq
 
    17 May 2010 17:40   eqotcdmpk
kUBJuzZbLDGc
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.