enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Fábricas recuperadas
¿Quién dijo que todo está perdido?

El 20 de julio, los trabajadores del hotel recuperado Bauen recibieron de la Justicia el saludo más inesperado: una intimación judicial para desalojar el edificio en un plazo de 30 días. En Buenos Aires, numerosas organizaciones y cooperativas dieron importantes muestra de apoyo. En este marco, enREDando dialogó con José Abelli, el presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA), acerca de la situación que atraviesan las recuperadas en Rosario.

En Capital Federal, trabajadores del Hotel recuperado Bauen recibieron una orden judicial para desalojar el inmueble en un plazo de 30 días. La noticia cayó como balde de agua fría, para ellos y para muchas otras recuperadas que afrontan situaciones de incertidumbre frente a la Justicia. Sin embargo, a pesar del golpe bajo, nada está perdido. Las muestras de apoyo y solidaridad recibida desde el 20 de julio, día en que se conoció la noticia, son contundentes y ofrecen un aire fresco a la situación complicada que enfrenta el Bauen por estos días. Los trabajadores no dudan en afirmar que esta situación se dá en el marco de un proceso político signado por el triunfo de Mauricio Macri en las últimas elecciones a Jefe de gobierno porteño, lo cual implica, un profundo llamado de atención para quienes luchan desde el campo popular.

Pero más allá del panorama particular de la cooperativa, otras fábricas recuperadas dan pelea en distintos puntos del país, cada una, con realidades particulares y escenarios políticos que difieren según los tintes de cada gobierno provincial. Sin embargo, la Justicia parece operar de la misma manera, salvo excepciones, respondiendo a políticas que ningunean la lucha de los trabajadores y el sentido profundamente democrático de las fábricas sin patrón.

En una entrevista realizada por FARCO Satelital, Fabio Resino, integrante de la cooperativa Bauen explicaba la situación. “Nosotros con el hotel, desde que fue tomado allá por el 21 de marzo de 2003 por los mismos trabajadores del Hotel Bauen o la firma Solari, como se llamaba en aquel momento antes de cerrar las puertas el 28 de diciembre de 2001, se intentó hablar con quien era el dueño en aquel momento, Hugo Iurcovich. La idea fue firmar un contrato de locación, incluso se firmó un acuerdo con el gobierno de la ciudad, los trabajadores y el señor Iurcovich para alquilar el hotel a la cooperativa. Luego ese alquiler no se pudo concretar porque ellos no tenían la posesión del edificio y nosotros decidimos empezar a trabajar porque estuvimos esperando más de un año que ellos lograran la posesión, pero no la podían obtener porque tenían que depositar 4 millones de dólares.”

 “La cuestión es que ahora apareció otra firma, Mercoteles, que compró el hotel y se arroga la titularidad, algo muy raro, porque el inmueble tiene una deuda de 5 millones de pesos de alumbrado, barrido y limpieza y sin embargo se hizo la transferencia de Bauen SACIC a Mercoteles”. La sospecha de los trabajadores es que esta nueva firma que se adjudica la propiedad del inmueble, en realidad, pertenece a los mismos dueños de Bauen SACIC. “Nosotros desconocemos esa venta porque nos parece fraudulenta, porque cualquier inmueble que tenga una deuda, desde el momento en que es vendido a otro titular, el municipio cobra automáticamente la deuda y en este caso no fue así”, sostiene Resino. Sin embargo, la jueza en lo Comercial en Primera Instancia, Dra. Paula Hualde, decidió restituir el hotel a sus supuestos dueños, dejando en una “situación de ilegalidad” a los trabajadores de la cooperativa, quienes arrastran desde el año 2001 cuando se declara la quiebra, una larga historia de caídas y recaídas con el gobierno de Buenos Aires, la justicia y la Legislatura porteña.

 “Acá la gente no está dispuesta a irse. Nosotros éramos 32 trabajadores y son 154 los que estamos en la cooperativa. Hay mucho esfuerzo, hay casi 3 millones y medio de pesos invertidos por los trabajadores en este lugar para que vuelva a funcionar”, afirmaba Resino en diálogo con FARCO Satelital.

La lucha desde FACTA

“Hoy vamos a tener que dar pelea. En realidad hoy, nuestra relación con la sociedad sigue intacta como trabajadores de empresas recuperadas, pero ante este nuevo escenario tenemos que estar más atentos”, expresa José Abelli, presidente de FACTA, a quien enREDando consultó para conocer la situación general de las recuperadas en Rosario, en el marco de lo que sucede con el Bauen en Capital Federal. Ésta coyuntura política a la que hace referencia tiene que ver con la reorganización de la “derecha económica, judicial y comunicacional” a partir del triunfo de Macri. “Aquellos que fueron beneficiados de las políticas de destrucción productiva y sociales de la década del 90 guardaron silencio para rearmar una estrategia y la encontraron en Macri como candidato”.

En este sentido, remarcó situaciones particulares, algunas favorables como el fallo que la justicia dictaminó a favor de Gráficas Patricios. “El fiscal que realiza la acusación terminó haciendo el alegato de la defensa reivindicando la palabra “compañero” y absolviendo a los supuestos usurpadores que eran los trabajadores”. En lo que hace a Capital Federal, hizo mención a la situación de 13 fábricas expropiadas por una Ley que todavía no fue reglamentada por el Estado y cuya validez vence en noviembre de este año. “Esta ley indicaba que el Estado tenía que comprar la empresa y que los trabajadores tenían 20 años para devolverle al Estado el dinero invertido en la compra. Pero resulta que todavía ni siquiera está asignado al presupuesto del Estado el dinero para la compra de los inmuebles”, contaba Fabio Resino a FARCO Satelital. “A esto se suma lo que sucede con el Bauen”, expresa Abelli.

“Siempre decimos que somos la nueva forma de organización y lucha de los trabajadores ante un nuevo contexto político y social llamado la globalización. Nosotros no nacimos por la complacencia de los sectores de poder. Esto no es nada nuevo, simplemente tenemos que estar atentos”.

Situaciones de recuperadas en Rosario

En la ciudad, las cooperativas La Cabaña y el Rich son las más comprometidas, en lo que respecta a la propiedad del inmueble, lo que las sitúa en una situación de incertidumbre legal. “Hemos tenido una entrevista con la jueza de la Cabaña, fue una buena audiencia, y en el día de mañana tendremos una reunión con el juez que entiende el concurso del Rich”, detalla Abelli, quien plantea dos cuestiones que atraviesan la situación de éstas recuperadas: por un lado, “las señales, los síntomas por el lado de la Justicia que hasta ahora, son positivos” y por el otro, “los intentos de los sectores de los capitales especulativos de intentar pegar un zarpazo a estas propiedades, avasallando el derecho de los trabajadores”.

Pero destaca que hasta el momento, no hay un horizonte cercano similar a lo que sucede en Capital Federal. “No es lo mismo que sea Lifchitz el intendente de la ciudad a que sea Macri. No es lo mismo que sea la Legislatura santafesina en manos de los sectores de los partidos de origen popular que han votado todas las expropiaciones de manera unánime a tener una legislatura en manos del PRO”.

 En lo que hace al comportamiento de la Justicia en Santa Fe, Abelli es contundente. “Históricamente hemos tenido una imposibilidad de dialogar con la justicia de la ciudad de Santa Fe”, pero diferencia en este aspecto, el accionar de los Tribunales rosarinos. “La primer excepción que un Juez hizo a la Ley de Quiebras que específicamente no permite compensar los créditos laborales fue en el caso Mil Hojas, que el Dr. Carrillo, juez Civil y comercial de la ciudad de Rosario, compensó el crédito de los trabajadores y le entrego las máquinas como parte de pago, a pesar de que la ley de quiebras lo prohíbe específicamente”. También destaca otras experiencias como los casos de la Cooperativa Resurgir, de la propia Cabaña y el Rich. “Lo que sí, un elemento que perturba en cualquier lugar es el accionar de la sindicatura, donde intervienen los intereses extrajudiciales, y en particular en Rosario, hay 3 o 4 estudios de abogados importantes que concentran el 80% de la representación de los síndicos de la quiebra y cuando uno analiza lo que ha sucedido con algunas quiebras en la ciudad de Rosario, realmente es para alarmarse.”

Reclamos históricos

Una de los reclamos históricos del Movimiento de Fábricas Recuperadas, que encuentra en la creación de FACTA una herramienta jurídica esencial para el establecimiento de un marco legal y que al mismo tiempo, revitaliza la lucha de los trabajadores que deciden recuperan sus fuentes de trabajo, es lograr la sanción de una Ley Nacional de Expropiaciones para Fábricas y una modificación a la Ley de Quiebras. Al respecto, el presidente de la Federación decía: “No hemos logrado que el Estado como tal acompañe los procesos de generación de empleo, de inclusión social, y entonces sigue persistiendo en la política pública esa visión del asistencialismo que genera el clientelismo político, entonces nosotros tenemos una realidad y una propuesta que enfrenta ese tipo de políticas que es la concepción del trabajo y la producción”. Esta es la cuestión de fondo, sostiene Abelli.

El reclamo es la creación de la ley y un fondo de financiamiento que les permita acceder a créditos para sostener y mantener la producción de las fábricas. Lograr esto, es la esperanza que se abre, apoyada en la fuerte experiencia del movimiento cooperativo italiano a partir de la Ley Marcora que rige en Italia. “Nosotros pretendemos, adecuándonos a la realidad argentina, tener un fondo de asistencia y de capital de trabajo como el que produjo la ley Marcora en Italia. Para esto, tenemos como aliado al propio Estado italiano”.

“Sin patrones ni gerentes”

“Al romper la política de las 90, aunque sea parcialmente, y este proceso de sustitución de importaciones, como nuestras fábricas están todas vinculadas al mercado interno, lo que se reactivó fue el mercado interno, y la gran mayoría de las fábricas recuperadas fueron beneficiarias de la ruptura de ese mercado, y lo hemos hecho con nuestro propio esfuerzo. El Estado no participó prácticamente en ninguna y sí en algunas, pero no como una política sino como una excepción”. Esto indica que en general, más allá de las particularidades, la situación de las fábricas recuperadas, a nivel producción, es altamente positiva y esperanzadora, a pesar de la ausencia de políticas públicas que acompañen el proceso.

El caso de Mil Hojas cuadriplicó la producción histórica de la empresa. La Parrilla del Centro triplicó la cantidad de cubiertos. Lo mismo sucede con La Cabaña que arrancó de cero y hoy está produciendo 90 toneladas por mes. “Esto antes no era posible, porque a veces, cuando solo se hace el análisis ideológico se dice que no se rompió con el modelo. Cuando uno está vinculado al proceso productivo vé en esos ejemplos que hubo un cambio de modelo, luego, podemos decir que es insuficiente, que falta profundizar, pero las empresas recuperadas hemos sido beneficiarias de ese cambio”.

Para esto, fue y es fundamental el proceso de unión y fortalecimiento de las recuperadas en todo el país. Si bien las experiencias son diferentes en cada región, hay un denominador común: la defensa de la fuente de trabajo, la dignidad de quienes trabajan y la convicción de que sin patrón, una fábrica también es posible.

“Por primera vez en la historia de la política y de la economía argentina vinimos a irrumpir como un actor económico organizado en forma cooperativa. También sorprendimos al propio movimiento cooperativo. Los primeros años de nuestro movimiento fue una etapa de lucha y resistencia, de ocupación de la fábrica, de represión. Hoy, armamos la Federación, nos hemos integrado a Cooperar, porque nosotros, como trabajadores reivindicamos la Economía Social como una herramienta apta en esta nueva forma de organización y de lucha que tenemos los trabajadores para apropiarnos de los medios de producción para generar economía y repartirla igualitariamente. Y el modelo justo para esto es el cooperativismo, que nos permite formar fábricas democráticas, donde no haya patrones ni gerentes”, finaliza Abelli.



Invitamos a leer la nota de lavaca.org sobre la situación del Bauen.


Notas relacionadas:

Publicado el: 26/07/2007

Por Maria Cruz Ciarniello.
Categorías:
Economía Solidaria / Reportaje

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.