enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Encuentro de poetas en la Unidad de Varones Nº 3
Y la poesía venció el muro

Mientras sectores de la sociedad y del poder político reclaman bajar la edad de imputabilidad, ellos le escriben a la vida y a la libertad. Mientras otros los miran con miedo y piden por penas y muros herméticos, ellos vuelan con la palabra poética. Mientras el país encierra a más chicos, ellos resisten para vencer el encierro. enREDando ingresó a la Unidad Penitenciaria de Varones Nº 3 y participó del encuentro de poetas con los chicos que participan del Taller de Poesía Historial de Soledades, en el marco del Festival Internacional de Poesía realizado en Rosario.

Noviembre, calor de enero. Los barrotes tiemblan frente a la fuerza de la palabra poética. Los muros se derriten entre tímidas miradas, ojos negros y cuerpos tatuados. La cárcel se difuma en un espejo de libertades encontradas.

El vuelo de la poesía tiende un puente con un afuera imaginario, tangible e inasible al mismo tiempo. Deseos, miedos, viajes y esperanzas apretadas en un puño acompañan la tibia mañana de noviembre. La Unidad Penitenciaria Nº 3, encierro penetrado por cotidianas historias de vida, le abre sus portones grises a “la dama de honor”. La poesía ingresa sin dejar documentos. Se cuela por los aires húmedos de los pabellones y se posa, indescriptiblemente, en el centro del patio, el corredor por donde se pasean los sueños de los pibes que allí pasan su tiempo marcado por las agujas de un almanaque.

Entonces, la palabra poética destila una bocanada de aire fresco, suave brisa de primavera. 22 poetas de todo el mundo acercan sus poesías a ese cerco vallado de rejas y guarda-cárceles. Y comparten sus poemas, en un minúsculo salón de escuela, con los chicos que participan del taller de poesía “Historial de Soledades” coordinado desde el año 2001 por la poeta Susana Valenti. Este encuentro se realizó en el marco del Festival Internacional de Poesía y es el segundo año consecutivo que se lleva a cabo. enREDando compartió la mañana con escritores internacionales y aquellos otros poetas quienes, detrás de un muro, apuestan a la poesía para hacer presente la ansiada libertad. Cuesta, pero a través del poema, los paredones se desvanecen y el ser amado, la familia, el paisaje, lo cotidiano, los hijos y la calle aparecen como ráfagas de esperanza en una hoja de papel. Ellos, los pibes de la “tres” compartieron sus poemas junto a los poetas del Festival y el arte, entonces, se burló del sistema una vez más.

No hubo barrotes, tampoco muros. No hubo silencios impuestos ni distancias obligadas. Lo que aconteció fue la magia del silencio necesario ante la escucha, la emoción de una poeta sensible como Susana Valenti, el aplauso infinito de todos los presentes, los nervios propios de la lectura en público y el puente vital para construir nuevos mundos, únicamente posibles a través del “arma más inútil que hasta puede salvar el mundo”; la poesía.

Ellos

“La poesía es resistir porque muchas veces uno cuando cae en estas circunstancias y se encuentra privado de su libertad, uno tiene mucho tiempo para pensar, es un momento que te atrapa y se puede salir. Me hace viajar a otro lado, yo estoy acá, pero mi mente anda por todos lados. Es la libertad que uno tanto anhela. Está bueno que gente de otro lado venga y compartamos los poemas, capaz que ellos tienen un prejuicio hacia nosotros y no nos conocen, esta bueno que entren y que vean que no somos malas personas. Hay gente capaz de escribir y a través de una poesía expresar lo que uno siente”. Estas palabras son de Diego Silva, uno de los chicos detenidos de la U3 que desde hace un tiempo apuesta a la pluma de la escritura para volar; con su palabra traspasa lo hermético del muro.

Nada impide que mis pensamientos

naufraguen hacia lo inevitable

Cuando el aire

se hace menos luminoso

y la brisa invisible se torna silenciosa

algo traspasa lo hermético del muro

y cavilosamente, logro desenlazarme.

Elijo la distancia

para atravesar el infitino sol,

sigo mis sueños que declinan hacia ti

y me adormezco junto al río.

La tierra oscura gira.

Se hace largo el viaje hacia tus manos

por eso las sombras hieren como una espada.

Mis ojos intentan descubrir tu frente

mientras la luna se hace intensa.

Nada impide que mis pensamientos,

entre el fuego y el agua,

naveguen hacia la libertad.

...

“La poesía es la única salida de la mente para vencer el muro. Es un rincón luminoso donde nadie puede hallarnos”. Así define a la poesía, Leonardo Arancet. “Escribo sobre los amigos, la familia y esta muy bueno que vengan poetas de otros países. Que las personas que no están encerradas tengan una mirada sobre esto, aunque no lo hayan pasado.” Leonardo recorre su historia a través de un pulso fugitivo que marcha lento, demasiado para su gusto.

Una estrella respira al borde de la noche.

Mi pulso se torna fugitivo, sin encanto.

Cuándo volveré a jugar con mi inocencia

o con el niño que se perdio en esa foto que no he visto.

Soy un transeúte.

Camino con los personjaes perdidos de mi historia

por esta vereda estrecha.

Tal vez sea un pasajero de este mundo,

pero no lo seré en el tuyo.

Hay una nostalgia tan futura que me invade.

Sin embargo, marcho tranquilo.

Demasiado para mi gusto.

...

“La poesía te saca de este lugar, te hace traspasar los muros. Por medio de la palabra uno encuentra la libertad que acá dentro no tenés. Escribo mucho sobre los paisajes, sobre las cosas que me generan libertad, fuera de este lugar. Mi mente se traslada afuera”. Ariel Mascchio comenzó a acercarse al taller de poesía lentamente. “Me fui metiendo cada vez más y tengo un montón escritos. Para mi este encuentro es muy importante, viene gente de la calle, de distintos lugares y acá adentro nadie se acuerda de nosotros. Pero por medio de Susana Valenti tenemos la suerte de compartir nuestros poemas con otra gente y nos sirve para trata de salir adelante”.

...

“La poesía es muy lindo que me ayuda a poder expresarme, desahogarme de cosas personales. Me ayuda a volar. Tenemos una pasión, que es la poesía. Le escribo a un hermano mío que falleció, a mi hija que tiene 3 años, cosas que vivía cuando era chico, esa etapa de la vida que vuelvo sobre alguna poesía trabajada. Después otro puede leer otra cosa, otro espejo” Para Enrique estos espacios son interesantes porque “te abre la mente. Al taller me acerqué para ver de qué se trataba, como muchos, solo sabemos escribir una carta, al menos yo como muchos jamás leemos poesía. Pero con el amor de Susana, que siempre está, nos pudo sacar lo que realmente teníamos para desarrollar. Y nos ayuda mucho. Nosotros si nos podemos capacitar para escribir algo, también podemos aprender otras cosas.”

...

Marcos Zárate tiene 31 años y está preso en la Unidad 3. “La poesía es soñar y creer en lo que uno escribe. Yo quiero escribir un libro que se va a llamar “La cruel infancia Argentina”, una biografía. Es un libro mezclado y por eso le pido ayuda a Susana. La infancia me ha golpeado mucho, pero me gusta también escribir sobre el amor, los sueños, sobre mi hija.” Luchando, Marcos no deja de asistir desde hace 2 años al taller de poesía. “Creo que es importante para todos. Estar entre todos los poetas conocidos es algo inalcanzable, pero si nos esforzamos a escribir podemos. Tenemos el tiempo para practicar y escribir.” Y así escribe este poeta, que entre muros y barrotes, sueña con los ojos de una amada en una noche de tormenta.

Tu cara se marchita. No es la misma.

Todo esplendor se olvida

menos aquél que va agitando el alma.

Todo se hace desierto

si la lluvia no viene

menos tus ojos que son los mismos

y no apagan su fuego

en esta noche de tormenta

...

Hernán Gauto lee su poema “Dejar al descubierto”, una apuesta a la libertad y a la esperanza sórdida de alguien que tiene los pies sobre la tierra. “No hay que bajar los brazos, sobretodo estando acá adentro. La poesía es necesaria en las cárceles. Para mí este encuentro es grande, me identifico con toda esta gente y no pienso que estoy privado de mi libertad”.

El tiempo siempre deja señales

que encienden huellas de visibles tropiezos.

Entre realidades y lejanías

los hechos se ajustan

a fórmulas imaginarias.

El camino

sigue siendo oscuro.

Pero de esa ausencia, de ese desconsuelo

retorno.

Bajo mi voz perdida

estoy de pie.

...

Para Roberto Carli la poesía "es traspasar este mundo, salir afuera y que nuestras poesías puedan llegar a tocar los corazones de la gente y que sepan que acá dentro hay personas con sentimientos.Me gusta escribir sobre la libertad porque es lo que quiero alcanzar. Quisiera llegar a editar mi propio libro. Los talleres son importantes y son necesarios, se tienen que promocionar y los gobiernos se comprometan con presupuestos más grandes para que haya gente que pueda venir a estos lugares a enseñar y que la gente de aca dentro pueda aprender y pueda salir a hacer una mejor vida afuera".

Las primeras sombras

van guiando las calles.

La misma soledad cae sobre la muchedumbre.

Yo también puedo salir al mundo.

en mi armario secreto

descubro alguna estrella.

La pared es el límite,

pero mi mente ignora el riesgo

y se muda de una intemperie

a otra.

A veces, desaparezco.

Vagar es, para mí,

una mentira necesaria.

Ella

Susana Valenti comenzó agradeciendo a todos los que se acercaron a compartir el encuentro. “Hoy ingresó al penal la palabra poética, la dama de honor. Algunos ya no están, muchos están en libertan y otros no están, pero siempre digo que sus voces van quedando en estas paredes.”

Este segundo encuentro donde poetas extranjeros ingresan a la Unidad 3 la conmovió profundamente. “Siempre he creído en que la palabra poética tiene un valor fraterno y tiene un valor que abraza, enlaza y que la patria de la poesía es el mundo, porque no es un hecho menor que entren poetas del mundo de afuera al penal, pero además, entran poetas de distintas latitudes, países, culturas, idiomas, vengan a Rosario y también quieran disfrutar y conmoverse con este encuentro con los chicos que están privados de la libertad. Los que creemos en el sagrado juego de la palabra poética nos sentimos orgullosos, gratificados y emocionados, porque en Rosario siempre decimos y esto se confirma que la poesía sopla donde quiere”.

Las historias se cruzan y en este espacio, los de afuera dejaron de lado su propio encierro, y los de adentro, durante toda una mañana, se sintieron libres. Paradojas que solo la palabra poética y la esencia del poema hacen posible. “Muchos poetas apuntaban a que la libertad casi no existe, es casi una utopía, como preguntándose, muchos estamos afuera pero ¿estamos realmente libres? Y eso es un buen mensaje para los chicos, no es un consuelo, pero es un gran mensaje para quienes padecen la falta de libertad real, de no poder ir más allá de una reja.”

Entre todos

La mañana transcurrió entre la lectura profunda de un poeta y el silencio buscado de una escucha. Así se creo y se tejio un vaiven de poemas de escritores belgas, venezolanos, brasileros, peruanos, uruguayos, mexicanos, noruegos, argentinos; de escritores que escriben entre “penitencias y amaneceres”.

Rocío es una poeta y periodista peruana que lleva tiempo realizando un taller de escritura en una cárcel de máxima de seguridad de mujeres del Perú. Su lectura fue un poema escrito por una mujer privada de su libertad. “Esa cárcel se abrio para agrupar a presas que son condenadas por terrorismo que son la mayoría de Sendero Luminoso. El taller que yo hago no se centra en la poesía, sino en la parte testimonial. Alla es muy dificil entrar. Las condiciones de las cárceles son muy duras. La palabra ocupa un lugar importante. Es el espacio donde ellas pueden simbolizar sus experiencias anteriores y pueden hacer memoria y tomnar conciencia de lo que han pasado. Muchas de ellas están en cadena perpetua.”

Marit, una poeta noruega, recitó un poema con la contundencia de las palabras breves, justas y necesarias. Un poeta Belga regaló una poesía que habla de la experiencia, del propio reconocimiento del ser, mientras otro sentenció con palabras este encuentro “adentro y afuera lo único que hacemos es resistir”, dijo Andrés Cursaro, poeta neuquino.

La poesía como un acto de esperanza y la sensación de que unos y otros, afuera y adentro, viven sus propios encierros enlazaron las escenas poéticas del encuentro en la Unidad 3. Una emocionada Susana Valenti abrazaba a cada uno de sus chicos mientras ellos leían sus obras poéticas y los aplausos se fundían en un registro único. Valen la pena estos encuentros para creer que no todo tiene que ver con leyes, expedientes y sistemas de conductas y conceptos. Hay pibes que están, aún en las peores condiciones, peleando por ser libres y dibujando en un papel, palabras que traspasan la muralla para vencer la desesperanza que colma el aire de afuera. Y es necesario saberlo.





 

Publicado el: 06/11/2008

Por María Cruz Ciarniello.
Categorías:
Derechos Humanos / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    07 Nov 2008 17:47   ana ines
se puede
 
    07 Nov 2008 21:14   héctor
Qué bárbaro, qué hermoso.
 
    11 Nov 2008 15:20   mariano
impresionante
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.