enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
La posición de los trabajadores frente a la crisis mundial
Apostando a la unidad

La crisis financiera desatada en Estados Unidos, corazón y epicentro del capitalismo, golpea a los que menos tienen. Las patronales la utilizan como variable de ajuste y amenazan con despidos y situaciones de inestabilidad en algunos rubros. La Central de Trabajadores Argentinos convocó a un plenario para programar un plan de lucha.

La crisis económica financiera desatada a escala mundial empieza a dar sus primeros golpes, como siempre, contra los que menos tienen, la clase trabajadora que ve cómo progresivamente disminuye su capacidad adquisitiva y se congelan los reclamos por aumento de salarios. El caso que ha resonado fuertemente como una amenaza concreta de despidos masivos fue el de la empresa General Motors. Actualmente, y a pesar de la medida de conciliación obligatoria, los trabajadores de la fábrica continúan en estado de alerta y movilización. Sin embargo, esta situación no es la única. En el rubro del comercio y la industria se ha utilizado la crisis y la pérdida de demanda para generar despidos, suspensiones y vacaciones anticipadas.

Frente al panorama incierto que presenta la economía mundial y sus impactos en los países como la Argentina, las organizaciones sindicales y los movimientos de trabajadores nucleados en ellas han comenzado una serie de debates, asambleas y plenarios con el fin de posicionarse frente a la crisis y apelar, una vez más, a la unidad del movimiento obrero y al permanente estado de movilización ante cualquier amenaza o concreción de despidos en fábricas, empresas o comercios.

En Rosario, durante esta semana se generaron dos espacios de debate que nuclearon a militantes y trabajadores de diferentes gremios, entre ellos los docentes, los aceiteros, los telefónicos, empleados de comercio, bancarios, trabajadores municipales, etc. enREDando participó de ambos encuentros con el fin de conocer cómo se debate en el seno de la lucha sindical la posición que los trabajadores comienzan a tomar frente a lo que se presenta ya como una crisis global y sistémica de un determinado modo de producción asentado en la inequitativa distribución de la riqueza y en la acumulación de capital en los epicentros mundiales.

“No es una crisis bancaria, creo que nadie pone en duda, que es una crisis profunda y en magnitud por lo menos hay que empezar a compararla con la crisis de los años 30. Es una crisis mundial que nace del centro y rápidamente, en el marco de lo que es un mercado mundial, desde el centro, la crisis se difunde por todo el mundo. Vemos una crisis prolongada y que recién está dando sus primeras señales. Se trata de una crisis planetaria donde están en juego cuestiones muy profundas. A esta altura, las primeras señales que aparecen tienen que ver con que la crisis la empiezan a pagar los trabajadores. En Argentina, rápidamente aparece una tanda muy rápida de despidos y suspensiones casi preventiva. Hay una baja real de la demanda, y el rubro automotriz es el más claro. Hay bajas en los comercios cercanos, donde hay suspensiones y despidos, también en las grandes acerías, y tiene que ver, en algunos casos, con una baja de la demanda y en otros casos hay una actitud que tiene que ver con el disciplinamiento por parte de las patronales”, plantea Juan Pablo Casiello, secretario adjunto de Amsafé Rosario, en el marco de una charla debate organizada por el P.O.P.

El análisis de Casiello responde a una mirada amplia y global de la situación de crisis mundial y las diferentes maneras en que ésta impacta en los países latinoamericanos. Del mismo modo, plantea su posición Gustavo Teres, secretario general de Amsafé Rosario. “Siempre el accionar de las patronales son coherentes. Defienden sus propios intereses y siempre que hay una crisis la pretenden descargar sobre la espalda de los trabajadores, le declaran la guerra. Acá hay patronales que han hecho diferencias enormes respecto a sus ganancias y ante el primer atisbo de crisis tienden a suspender por las dudas. Creo que la única manera de enfrentar esta voracidad patronal es con una amplia campaña de movilización y politización. De cómo nos paremos en los primeros momentos va a ser también, un poco el desenlace de las consecuencias de la crisis que podemos sufrir los trabajadores. Las crisis también son una oportunidad para crear poder popular y avanzar en niveles de organización.”

Es en este sentido cómo se han pronunciado las diferentes voces de trabajadores que participaron del plenario convocado por la CTA el pasado miércoles 12 de noviembre. La idea de unidad, de respaldo y solidaridad para con los compañeros, de estado de movilización permanente y de politización en cada lugar de trabajo fue el denominador común de los planteos y las preocupaciones que se pudieron escuchar en la sede de ATE. Al mismo tiempo, también se avizoró un panorama de crisis importante y de situaciones de inestabilidad laboral en diferentes rubros como el aceitero, los telefónicos y los empleados de comercio.

Por su parte, Jorge Acedo, secretario general de ATE Rosario afirma que todavía no existe una organización general de los trabajadores para enfrentar esta crisis, pero “hay ganas de organizarse para hacerlo. Por eso es importante convocar a este plenario y poner a la CTA en una línea de activismo que nos permita llegar a los distintos sectores para decir que es imposible ganarle al sistema sin organizarnos. Tenemos que generar estado de movilización de la clase que le ponga freno a la lógica de las patronales.”

Para Juan Pablo Casiello, es necesario hacer un esfuerzo para construir un programa unificador de los trabajadores. “Una perspectiva nacional y de transformación hacia el centro del capitalismo”. En este sentido, es fundamental desarrollar pasos programáticos. Algunos mencionados por Casiello, “repartir horas de trabajo y también tomar la experiencia del 2001, la de la recuperación de las fábricas por los trabajadores. Vamos a necesitar muchas de esas respuestas en esta crisis. Además, “hay que plantear no solo ninguna rebaja salarial, sino continuar los reclamos por salarios dignos y equivalentes a la canasta familiar.”


Pasos a seguir

Las conclusiones arrojadas por el plenario de la CTA tienen que ver con medidas de fuerza y movilización de los trabajadores en cada punto del país donde exista una amenaza real de despido o suspensión, a través de la reconstrucción de una coordinadora sindical. “Vamos a convocar a todas las organizaciones de trabajadores de la región para regenerar algo que existió que es la coordinadora sindical, defendiendo el derecho al trabajo, al salario. Esto existió en esta zona desde la década del 70 para acá. Hoy creemos que es posible ponerla en funcionamiento pero si se hace con la militancia de base”, sostiene Acedo.

Teres planteó “en primer lugar, la de ser parte de la jornada mundial con la consigna “que la crisis la paguen ellos. Basta de despidos y suspensiones. Contra el hambre y el aumento de salarios. Por otra parte, vamos a avanzar en reuniones mutisectoriales con otras organizaciones del cordón industrial, de Villa Constitución, de San Lorenzo”.

El objetivo es ampliar el nivel de movilización y unidad para “ir avanzado hacia un horizonte si es posible de un paro nacional que permita dar una señal de fortaleza y de salida colectiva para los trabajadores. Otra propuesta es la redacción de un documento que tiene como base el que fue redactado por la CTA, para que sea debatido en todos los lugares de trabajo, acerca de los alcances de la crisis y los riesgos.” Además, se plantea para la próxima semana un acto abierto con otras centrales obreras y organizaciones sociales.

Para Gustavo Teres el panorama que se plantea es “preocupante con este ejemplo que todos conocemos de General Motors con una respuesta más que auspiciante por parte de ese sector de trabajadores jóvenes con un nivel de dignidad y compromiso que asumieron rápidamente y porque hay una serie de sindicatos que empiezan a pronunciarse, pero todavía es insuficiente. Hace falta más acumulación de fuerza y ampliar la resistencia y el arco unitario para que todos los organismos se compromentan frente a este crisis que se pretende descargar en los países periféricos.”

Frente a esto, Teres sostiene la necesidad de continuar con los reclamos de salarios, apuntalar el mercado interno, reactivar las obras públicas. “Acá hay una crisis climática que pone en cuestión los modos de producción, hay una crisis energética, hay más demanda de petróleo de lo que se está produciendo, hay crisis de vivienda, financiera, es una suma de crisis que habla de una crisis sistémica que hay que enfrentar por diferentes lugares. Mientras uno defiende un puesto de trabajo, también tiene que proteger el medio ambiente, y mientras defiende el salario tiene que defender que ninguna persona pierda su casa. Los trabajadores y las organizaciones populares tenemos que empezar a hablar con mayor audacia de un nuevo orden social que supere esta barbarie a la cual nos están conduciendo.”

El crecimiento sostenido del sistema capitalista refleja la dimensión y la magnitud de un determinado modelo productivo que tiene sus límites y sus peores consecuencias en los sectores más postergados. Así lo describió Juan Pablo Casiello “el capitalismo tuvo desde la posguerra casi 50 años de crecimiento ininterrumpido. En esta situación hay en el mundo 950 millones de hambrientos, 4850 millones de pobres, 1000 millones de desocupados, el 45% de la población no tiene acceso al agua potable, 3000 millones de personas carecen del acceso a servicios sanitarios mínimos, 113 millones de niños no tienen acceso a la educación y 875 millones de adultos viven siendo analfabetos. Después de 50 años de desarrollo capitalista nos encontramos con la mayoría de la población viviendo en condiciones insoportables y junto con eso los recursos del planeta se están agotando. Esto plantea una inviabilidad de pensar que la salida tiene que ser la recuperación del capitalismo bajo nuevas formas, sino la necesidad de pensar una nueva manera de organizar la sociedad donde el beneficio y la posibilidad de acceso de la mayoría a los bienes más elementales tienen que ser el centro y no el lujo de una minoría y ese es el desafío.”





Fuente: Indymedia Argentina
 

Publicado el: 13/11/2008


Categorías:
Trabajo / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    30 Aug 2010 08:49   cestuovkw
dvFrZZysYQetgbc
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.