enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Voces originarias
"Queremos que nos devuelvan las tierras"

En el parque Yrigoyen hoy se vive una multitudinaria fiesta de la diversidad. Son cerca de diez mil personas en la marea multicolor. Isabel Quiroga está sentada en el piso, sobre la tierra. Esa tierra que es parte de la historia. En sus gestos se escribe parte de la identidad kolla. Milagro Sala, líder de la organización Tupac Amaru, es de pocas palabras, no da discursos, prefiere escuchar, estar atenta a las necesidades de los demás. A través de las voces de Isabel y Milagro, compartimos el sentir y las reivindicaciones que impulsaron la Marcha Nacional de los Pueblos Originarios, que pasó por Rosario el 18 de mayo.

Isabel Quiroga está sentada en el piso, sobre la tierra. Esa tierra que es parte de su historia. En los gestos de esta mujer morocha, de mirada profunda, se escribe parte de la identidad kolla. Está sentada junto a miles mujeres y hombres de toda la argentina que hoy pasaron por Rosario y están llevando adelante la Marcha Nacional de los Pueblos Originarios, rumbo a Plaza de Mayo (Buenos Aires).

En esta parte central del parque Yrigoyen, donde se alza la estatua del CHE, hay grupos y rondas por todos lados. Gente parada y sentada. Hay quienes estiran las piernas o se recuestan. Quienes mascan coca o toman mate con un pedazo de pan. La mayoría de ellos presta atención al relato vivo y conmovedor de las/os abuela/os de diferentes comunidades que sobre el escenario, relatan parte de la historia morena de un país que sistemáticamente los ha humillado y les ha faltado el respeto.

La imagen deslumbra. En este parque hoy se vive una multitudinaria fiesta de la diversidad. Son cerca de diez mil las personas que integran esta marea multicolor, donde se expresan las demandas de los pueblos qom-toba, wichíes, mocovíes, kollas, atacamas, omaguacas, guaraníes y diaguitas. Llegaron desde el noroeste y noreste argentino, la columna sur, integrada por representantes de los pueblos mapuches y huarpes, directamente ingresa a Buenos Aires desde el sur de la provincia.

Isabel pertenece al pueblo kolla de la ciudad de Perico (Jujuy) e integra la organización Tupac Amaru, tiene puesto un poncho y gorrito de lana marrón, igual que todos los hermanos de su comunidad. Antes del acto, la multitud marchó y danzó desde la ex Rural hasta el parque que en esta tarde abraza la pluriculturalidad.

En su voz clara, bajita, se cuela algo de los cinco siglos de sometimiento de los primeros habitantes de nuestro continente: “Hemos recorrido varias provincias, no fuimos muy bien aceptados en Salta, a pesar de que somos vecinos, tuvimos una serie de problemitas pero hicimos la marcha que queríamos hacer. De allí pasamos a Tucumán, fue mucha gente. En cada provincia se fueron sumando compañeros de las distintas comunidades aborígenes. Luego pasamos por Santiago del Estero, donde también hicimos una ceremonia y una marcha. Seguimos para Córdoba, donde la movida fue espectacular, la gente le puso énfasis a esto”, explica, mirando a su alrededor, emocionada también por el recibimiento rosarino.

Mientras habla, estira las piernas y se masajea los pies. Hace siete días que salió de su casa, en cada parada, además de marchar, organizados en Comisiones arman el campamento, que se va trasladando en cada posta. “Es una marcha con mucho sacrificio, pasamos frío, cansancio. Es toda una decisión dejar en casa a la familia, tengo cuatro hijos, están en Jujuy, ahora me acompaña una de mis nenas. Es como un reto, el cuerpo se cansa. Ojalá que nos escuchen en Buenos Aires. Estoy muy contenta porque estamos formando parte de la historia, esta es la segunda marcha de este tipo en nuestro país. La primera, parecida a esta, fue la del Malón de la Paz en 1946”, expresa Isabel.

Aquellos reclamos del Malón de la Paz también se centraban en la restitución de tierras, estuvo encabezado por 174 dirigentes kollas de Salta y Jujuy y reunió a unos dos mil marchantes, que llevaron los reclamos al presidente Juan Domingo Perón, quien más allá de las felices promesas terminó traicionándolos. (ver video)

“Este es un hecho histórico. Lo que pedimos es la recuperación de las tierras, del agua, el aire, queremos combatir la contaminación, el medio ambiente y mucha gente se están muriendo. Queremos reafirmarnos más a nuestras creencias antepasadas, se están borrando y cuesta mantenerlas, en eso influyen mucho los medios. Necesitamos revalorar nuestras creencias y que nuestros pueblos recuperen sus tierras, para poder vivir dignamente. Porque somos los verdaderos dueños de esta tierra”, dice Isabel, reafirmando un derecho tan ancestral como los mismos pueblos originarios.

Milagro Sala

Luego de buscarla un buen rato, después de recorrer con la mirada a cada uno de los hombres y mujeres que están sobre el escenario, encuentro a Milagro Sala. Está sentada en el piso, sobre la tierra, como Isabel. Entre medio de miles de compañeros llegados desde todos los rincones del país. Tiene puesto un gorrito de lana negro y un poncho. Fuma sin parar y mira lo que sucede en el escenario. La observo, está atenta a todo lo que pasa en el acto.

¿Podemos charlar un ratito?, le pregunto: “Sí, pero disculpe, tiene que ser más tarde, porque ayer me dieron para hacer entrevistas, estuve meta y meta con las notas y los hermanos estaban esperando para comer, eso no me gusta”, me responde, y sigue expectante cada detalle del acto. Milagro Sala es de pocas palabras. Parece tímida, adivino en su mirada una fortaleza admirable.

La líder de la Tupac Amaru, una de las organizaciones convocantes de la marcha, no habló en el acto. Prefiere escuchar. Con un sentido plural y horizontal, en el escenario la palabra fue circulando a través de las voces de los representantes de todas las comunidades indígenas presentes.

Sobre el cierre del acto, paso como puedo entre la multitud, esquivo banderas, bolsos. Hasta que finalmente vuelvo a sentarme al lado de Milagro, y nos ponemos a conversar:

“Hoy casualmente se cumple un año más de la muerte de Tupac Amaru, cuando lo descuartizaron en la plaza de Cuzco. Lo matan cuando luchaba por recuperar las tierras, para que no sigan esclavizando a los hermanos. Muchísimos años después, hoy los hermanos están diciendo PRESENTE en las rutas y en las provincia, diciendo que nadie quiere retroceder ni dar un paso atrás.

Vamos por la recuperación de nuestras tierras, siempre fueron nuestras, queremos que no nos sigan quitando lo que es nuestro, desmontando, contaminando el agua y el medio ambiente. Queremos seguir viviendo, y bien. Queremos que las empresas que supuestamente vienen a invertir en la Argentina, si el costo es destrozar el medio ambiente y matar a los hermanos, que se vayan, no queremos esa inversión, porque esta es tierra nuestra.

No puede ser que vengan de golpe acá a meter fábricas, a contaminarnos y ni siquiera se queda algo de esa plata en el país. Esta marcha se hace la semana previa del Bicentenario porque queremos que todas las autoridades, provinciales y nacionales, nos tengan en cuenta, que comiencen a reconocernos como originarios. Que comiencen a respetar las leyes que ellos mismos han creado".

¿Cómo trabajan desde la Tupac Amaru la temática de la discriminación?

"Venimos trabajando desde hace muchísimo tiempo, el año pasado tomamos como valentía para empezar a salir a las calles, y volver a recuperar lo que es nuestro. Esta marcha que vemos hoy, es la marcha que venimos preparando junto a otros hermanos desde hace tiempo, venimos diciendo que hay que salir a la calle, hay que recorrer todos los caminos de la Argentina para que nos tengan en cuenta, para que sepan que los Pueblos Originarios. Porque lamentablemente, para algunos pareciera que el sólo hecho de vivir en la ciudad, y de no ir a los campos donde viven tantos hermanos, los pueblos originarios ya no existen.

Fuimos viendo en las distintas ciudades por las que pasamos, el avance tecnológico, el avance que hay sobre los pueblos originarios, donde se pierde la historia y la cultura nuestra. Ahora, camino a Buenos Aires, estamos esperando que nos reciban, para ver qué pasa, qué respuesta nos dan. Estamos pidiendo que nos devuelvan las tierras, que dejen de contaminar el medio ambiente, las aguas, que de una vez por todas se respete nuestro idioma y cultura en todas las escuelas. Y que el 12 de octubre se deje de festejar, porque para nosotros es el primer día de muerte y de avasallamiento de nuestros hermanos".





Notas relacionadas:

Publicado el: 26/05/2010

Por Vivi Benito.
Categorías:
Pueblos Originarios / Reportaje

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    31 Aug 2010 00:26   wzmuacemwwu
XOLuHqnzLTaw
 
    31 Aug 2010 00:29   uydqjtd
zCAHyUrupK
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.