enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Histórica Marcha de Pueblos Originarios
La ruta de la sabiduría

El 12 de mayo comenzó la histórica Marcha de Los Pueblos Originarios en Argentina. Tres columnas partieron del norte y sur del país y el pasado jueves 20 de mayo confluyeron en la Plaza de Mayo. Allí, más de 20.000 integrantes de comunidades originarias fueron recibidos por la Presidenta Cristina Fernandez. En cada lugar, en cada rincón, alzaron sus voces para reivindicar los derechos ancestrales, violados sistemáticamente durante más de cinco siglos. El reclamo por el cuidado hacia la Madre Tierra y la constitución de un Estado Plurinacional son tan solo algunos de los reconocimientos que exigen las 30 naciones que preexisten en Argentina y que representan más de 20 idiomas preexistentes al castellano. enREDando participó de la multitudinaria movilización de paso por Rosario.

Caminaron durante ocho días bajo el sol, a veces la lluvia, casi siempre el frío. Bajaron desde la punta norte del país y otros, subieron desde el sur del sur argentino. Algunos confluyeron en su paso, en esta ciudad, Rosario, para luego, seguir camino hasta la Plaza de Mayo. Y una vez allí, todos juntos, defender la dignidad de la sangre originaria.

El coro de voces de miles y miles de personas, integrantes de diversas y múltiples comunidades originarias de todo el país, se aunó en una misma voz, latente, presente y cada vez más penetrante; la voz de los Pueblos Originarios, esa que conmueve con su suave trazo de cadencias y tonos profundos, la que moviliza los cimientos de las ciudades invisibles, la que reivindica en lo alto, las lenguas quechuas, mocovíes, qom, mapuches, collas, aymaras, diaguitas, huarpes, wichis. Esa voz que el miércoles 18 de mayo removió en nuestra ciudad, los pesados ladrillos impuestos de la historia oficial.

“Pre-existimos más de 30 naciones originarias. Esa enorme riqueza cultural, representa: mas de 20 idiomas preexistentes al castellanos; Cosmovisiones milenarias que a pesar de mas de cinco siglos de represión religiosa mantienen el vinculo y la interdependencia con nuestros mundos naturales; Normas de justicia y convivencia que nos permite mantener un Sistema Comunitario de vida, en muchos territorios donde no llega el Estado; conocimientos, saberes y practicas que sostienen nuestros sistemas de salud, nuestros sistemas de producción, y nuestros sistemas educativos, que sostienen identidades basados en principios éticos y morales, que pueden ser alternativas para una sociedad que hoy en día esta acostumbrada a un sistema basado en la violencia, el consumismo y la explotación de nuestra madre naturaleza”, reza el documento elaborado por las 30 naciones de los Pueblos Originarios.

La Plaza donde se encuentra el monumento al Che Guevara, en Rosario, significó el punto de encuentro para dos de las tres columnas que partieron desde diferentes lugares. La columna NOA y NEA fue llegando, lenta y pausadamente. A un paso sostenido, hombres, mujeres y niños, whipalas, banderas de movimientos sociales como la Tupac Amaru, colores, cantos, música, ritmos ancestrales, símbolos y cosmovisiones diferentes, arribaron con fuerza, con convicción, con la profunda necesidad de alzar la voz milenaria de los pueblos y naciones de esta tierra.

Y en cada uno de ellos, se palpaba el homenaje a los líderes de la lucha indigenista como Micaela Bastidas, Juana Azurduy, Tupac Katari, Tupac Amaru, Bartolina Sisa, etc. Al grito de ¡Jallalla!, la victoria se iba anundando en sus gargantas, en los surcos de sus rostros, en la espesura de sus ojos morenos. 

5


“Muchos de los aquí presentes han puesto su granito de arena para poder salir un 12 de mayo. Muchos de los aquí presentes han pedido permiso en sus casas, en sus comunidades, en sus trabajos para poder estar presentes. Muchos dicen hoy queremos decirle a la sociedad y al Estado argentino, que los Pueblos y Naciones originarias aun existen, aun tienen ese derecho ancestral sobre su territorio, por eso, juntos decimos ¡Jallala Pueblos Originarios!”

Y así fue. El grito de uno de los integrantes de la comunidad que convocaba desde el escenario, se multiplicó en diez mil gritos más. El esfuerzo de cada uno de ellos, se traslucía en sus rostros, cansados pero alegres por el inmenso desafío. No fue fácil coordinar y organizar la masiva, multitudinaria e histórica Marcha de los Pueblos Originarios. Sin embargo, el objetivo mayor se cumplió. Llegaron hasta la Plaza de Mayo el jueves 20 y fueron recibidos por la presidenta Cristina Fernández. Pudieron expresar sus derechos ignorados durantes más de cinco siglos. Demostraron la fuerza enérgica y viva del presente que los unifica, que los moviliza, que los hace ser.

5


Y en Rosario, escuchamos sus testimonios, sus sueños, sus derechos.

“Nosotros pedimos que se haga justicia, venimos agrupados junto con la hermana Milagros. Estamos presentes para seguir en la lucha que nos dejaron nuestros abuelos, que sufrieron varios garrotes y muchos murieron.” “Venimos caminando de la provincia de Tucumán. Allí recibimos a los hermanos que venían de Jujuy y Salta. Es emocionante poder estar aquí. La sangre corre de otra manera en nuestro cuerpo, se siente eso que tienen los árboles que cada vez que florece y llueve, saben llevar esa resina que tienen por dentro.”

Los saludos fueron infinitos. Cada referente indígena agradeció a sus hermanos y hermanas que coparon la Plaza del Che. Detrás del imponente Monumento, la mirada del Comandante se posaba sobre esas miles que, concentradas en los discursos, aplaudían el esfuerzo compartido.

5


“Nosotros tenemos una causa que es nuestra tierra. Acá hay terratenientes que vinieron a sacarnos nuestros territorios. A nosotros nos sacaron nuestras tierras y desmontaron nuestros montes. Por eso, hermanos, pedimos a la Presidenta que nos devuelva nuestra tierras y nuestros derechos”.

“Muy buenas tardes queridos hermanos. Muchos quizás tienen el espíritu de acompañarnos. Ojalá que sea sí. Soy de la provincia de Catamarca. Aquí somos cuatro comunidades, que estamos cansadas de luchar contra las mineras grandes como Bajo Alumbrera y Agua Rica. Nos están contaminando el agua, no podemos cultivar. Es por esta razón que venimos con todos nuestros hermanos a ver a la señora presidente de la nación y gobernantes de las provincias a pedirles que las leyes están para cumplirlas y no para que duerman en los escritorios de nuestros gobernantes”. Estas palabras le pertenecen a una mujer diaguita. La energía y la fuerza de su voz colmaron el silencio de la plaza.

5


“Nuestros abuelos perdieron su vida por defender la naturaleza. Vamos a caminar 8 días en nuestra querida tierra. Nosotros somos dueños, nadie nos va a parar. Nos tratan de decir que nosotros somos inútiles, que no somos capaces. Eso es mentira. Nosotros somos capaces de defender nuestros montes, nuestros ríos, nuestra tierra. Eso es lo que nosotros hacemos, dar vida”, manifestó Egidio, integrante de la comunidad toba del Chaco.

Y las palabras y los testimonios se multiplicaron. Todos defendieron el cuidado por la Madre Tierra. “Ella no nos pertenece, nosotros le pertenecemos a ella”, dijeron a viva voz, implorando el profundo respeto hacia la Pachamama.

“Somos Pueblos Indígenas Originarios, Soberanos en nuestros territorios, tierras y recursos naturales. Territorio, cuyo Ejército Nacional Argentino, financiado por capitales británicos y la oligarquía terrateniente, llego con su carga de muerte, usurpación y destrucción, completando lo realizado por la corona española. Julio A. Roca generó el primer caso de Terrorismo de Estado, apremios ilegales, exiliados, desterrados, tráfico y apropiación de niños y desaparición forzosa de familias, comunidades y Pueblos enteros que aun esperamos la reparación histórica, que a muchas generaciones nos fue negada”.

5


El genocidio histórico en suelo argentino no pudo sepultar, a pesar de la matanza, la sabiduría y la espiritualidad de los Pueblos Originarios. Ellos resistieron y son presente de esta tierra. “No se equivoquen hermanos. Nosotros somos el presente y tenemos un futuro, que nosotros debemos aportar al país nuestro futuro. Nosotros hemos entendido el español y lo hemos usado para nuestra sobrevivencia. Somos bilingües e interculturales porque hemos aceptado usar el idioma oficial”, afirmó Ofelia Morales, referente de la comunidad toba en Rosario.

Derechos y Bicentenario


La movilización histórica se realizó a pocos días de festejarse el Bicentenario de la Patria. Y la elección no fue casual. “El Bicentenario debe ser la oportunidad histórica para generar el acto de reivindicación que las naciones originarias esperan en el silencio de sus montes, cordilleras, estepas, valles y montañas. Un silencio que ha sido interrumpido por el tronar de motosierras que todo desmonta, el rugido de topadoras y explosivos de las mineras que todo lo vuelan, el ingreso de petroleras que todo lo envenenan, la penetración de iglesias y sectas que todo lo convierten, partidos políticos y ofertas electorales que quiebran toda la unidad comunitaria”, reafirma el documento oficial de la Marcha.

La reparación territorial, la reparación cultural/educativa, la reparación de la Madre Naturaleza y la reparación económica, constituyen los principales derechos que los Pueblos Originarios reclaman ante el Estado Argentino. Cada una de estas reparaciones implica una restitución histórica y un reconocimiento a la identidad indígena, a su arte, a sus idiomas, a sus saberes, a su cosmovisión, a la tierra. Por ello, entre algunos puntos, se exige: la titulación de todos los territorios y la aplicación de la Ley de Relevamiento Territorial, el reconocimiento de los idiomas indígenas como lenguas oficiales, eliminar del calendario el 12 de octubre como Día de la Raza y promover las fechas sagradas de los Pueblos Originarios, declarar la intangibilidad de los glaciares y la creación de un Tribunal de Justicia Climática y Ambiental que instale la salud y la vida de nuestra Madre naturaleza por encima del Código de Minería, de la destrucción de los desmontes, y del avance destructor de la industria Sojera, la derogación del Código de Minería y una reparación económica que permita la implementación de los Planes de Vidas que cada Pueblo definirá en sus territorios.

La esperanza y los sueños

Ángel es un maestro guía que llega desde la provincia de Salta y en diálogo con enREDando, decía: “Nosotros llegamos desde Salta, nos juntamos con gente de Córdoba, Santiago del Estero. En Santa Fe, nos juntamos con la gente de Chaco, Formosa. Estos no son reclamos, son derechos. Este movimiento lo estamos haciendo porque hubo un proceso en la reforma de la constitución del año 1994, donde se había reconocido el artículo 75, inciso 17, para que nos den las tierras, territorios, educación bilingüe. Ahora queremos que se reafirme y que realmente se ponga vigencia. Es una ley, pero no es aplicable en ninguna provincia.”

Lo que le llamamos reclamos, en realidad son derechos, pisoteados históricamente por cada gobierno que violó las leyes vigentes. “El reconocimiento jurídico y constitucional que tanta movilización y fuerza indígena exigió, hoy lo tenemos escrito, aprobado y es base para una nueva institucionalidad, de relación de Pueblos Indígena y Estados. Ello nos da una oportunidad histórica de avanzar hacia un Estado que reconozca y consolide un nuevo Estado Plurinacional, que contenga y se fortalezca constituyendo una sociedad pluralista y democrática.”

Para Angel, “el Bicentenario es la revolución que hizo la parte criolla. Pero nosotros estamos mucho antes, desde hace 13 mil años. El Bicentenario queremos aprovecharlo para exigir igualdad de oportunidad, que nos dejen a nosotros, con nuestras costumbres y culturas. Sabemos cuidar la biodiversidad y los territorios. El mayor problema es la tierra.” Como en todos los territorios, el desalojo de las comunidades es constante. Pero a pesar de las adversidades, la cosmovisión indígena sueña y enseña a través de los sueños.

“Nuestra cosmovisión nuestra viene a través de los sueños. Sabemos qué nos espera el camino, qué nos puede suceder. Este movimiento además de ser una multitud de familias originarias, es un movimiento espiritual”, me dice Ángel. Por ello, agrega,  “queremos que nos den el territorio, porque somos los que podemos cuidarlo, recomponerlo. Ese es el objetivo para poder vivir bien.”

5


Descargar (archivo en formato )



Notas relacionadas:

Publicado el: 27/05/2010

Por María Cruz Ciarniello.
Categorías:
Pueblos Originarios / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    18 Jun 2010 16:47   ghwojqan
BrzXRoWtlW
 
    20 Oct 2010 23:39   wgojgs
oyghDlftVR
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.