enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Taller de Animación popular
La Tablada se anima

Una iniciativa inédita está comenzando a moverse en Barrio Tablada. La Cooperativa de Animadores de Rosario, a través de la escuela móvil La Portatil, propone, para el próximo año, un taller de "Animación de la Memoria" que apele a la construcción de imágenes e historias del barrio con pibes que concurren a la Biblioteca Popular Pocho Lepratti. La organización ya está en marcha, y la convocatoria también. enREDando dialogó con sus integrantes y te contamos de qué se trata esta propuesta que nos convoca a "animar-nos colectivamente, para ser artesanos de nuestra propia historia".

Ellos se animan desde hace tiempo. Ahora van por más, y ahí se los vé, diseñando un plan estratégico para darle un movimiento especial a la memoria. Para transformarla en una imagen que, de tanto moverse, agite los felpudos viejos de la historia oficial. Ellos y ellas se animan a jugar con la identidad. Y en ese juego, echan mano a las herramientas que el arte ofrece, como un pilar de la transformación social.

El taller “Animando la memoria” es una apuesta a futuro. Todavía no arrancó, pero ya promete constituirse en un espacio necesario en lugares donde la palabra circula y potencia el relato de los vecinos. Por ello, el taller se piensa en el marco de las actividades de la Biblioteca Popular Pocho Lepratti. Será coordinado por integrantes de la Cooperativa de Trabajo de Animadores de Rosario y cuenta con el apoyo de Abuelas de Plaza de Mayo.

Pero, ¿de qué se trata? El taller nace de una iniciativa de la Cooperativa de Animadores que lleva tiempo trabajando y articulando animación con organizaciones sociales. “Está pensado como una especie de lugar de experimentación”, dice Sabrina Gullino. “Son talleres para chicos que todo el tiempo se va adaptando de acuerdo a la demanda de cada organización.” El objetivo es trabajar con los pibes y disparar, en el hacer del taller, las ideas que luego se animan con el movimiento. La escuela móvil de Animación de la Cooperativa es la “Portatil”, que realiza los talleres con otros espacios sociales. Y de aquí surge la idea de contagiar la iniciativa a la Pocho Lepratti. “Decidimos hacerlo con una temática que fuera la memoria”. “Va a ser la primera experiencia de este tipo en la biblioteca”, cuenta una de las integrantes.

La idea es trabajar con los grupos que ya participan en los talleres de la Biblioteca, como el taller de cuentos o “Aprendiendo juntos” y con chicos que quieran sumarse. La propuesta está dirigida, básicamente, a niños entre 10 y 15 años. El objetivo es poder “construir un espacio grupal en el que la meta común de sus integrantes sea una “creación artística animada”, su mayor significación radica en que todos podamos aprender a pensarla como una coparticipación, no como un hecho individual, sino como una producción social, porque es de esta forma como se fortalecen los vínculos comunitarios y se construyen formas de enfrentar y reducir los riesgos sociales y subjetivos.”

El taller tiene inicio el año que viene. Sin embargo, sus ideólogos ya están inventando diferentes maneras de hacer y convocar, sobretodo, al barrio de La Tablada a participar, a animarse y poner en palabras lo socialmente silenciado. “Coincidimos en la posibilidad de armar un taller de animación porque creemos en la necesidad de recuperar la funcionalidad política del arte para cambiar el estado de las personas entristecidas y en estado de emergencia.”, dicen los integrantes de la Cooperativa de Animadores. Para ellos “es todo una experiencia nueva”, y las ansiedades se multiplican.

“Lo que más se hace con la Portátil es enseñar la técnica de cómo hacer una animación. Y en este caso, lo que tenemos pensado es articularlo más con la identidad del barrio, de cómo contar una historia, no tanto enseñar desde la técnica, sino ampliarlo a la historización de los barrios, sus personajes”, dice Jimena. Otra de las voces agrega: “darle imagen al barrio. Que sea una excusa para contar las historias del barrio.”

En esta excusa, la idea es trabajar con el enfoque y la perspectiva de la Educación popular. “El aprendizaje es una construcción, todos tenemos cosas para aprender. Y lo más valioso, es la búsqueda, la apuesta, el desafío que también el taller es para nosotros”, dice Sabrina, una nieta recuperada por la Abuelas de Plaza de Mayo. “Trabajar con la memoria, los derechos y las identidades posibles, nos permite reflexionar acerca de quiénes fuimos, quiénes somos y sobre todo quiénes podemos ser; porque la memoria es pasado, es presente y es futuro. Y es la arcilla en la que se van moldeando nuestros derechos y que nos va definiendo como quienes somos”.

¿Por qué la animación?

 “Animarse” es dar vida dicen los integrantes de la Cooperativa. “Es arte en movimiento que rompe con la parálisis del miedo, arte que abre ventanas en esos muros simbólicos que nos separan del otro. Ventanas que permiten mirar y que nos miren, que nos escuchen y que podamos escuchar, que nos toquen y que podamos tocar y que un día nos permitirán preguntarnos porqué existen esos muros.” Además, la técnica convoca por sí misma. Acerca, moviliza, genera fluctuantes maneras de poner en movimiento una idea. “Me parece que es atractiva para los chicos. Es un espacio cotidiano de los chicos. Y también tiene que ver con la posibilidad de expresarse. Que aparezca un sujeto colectivo que a través de la palabra, también comienza a pensarse un sujeto de acción”, apunta Sabrina. “Los chicos van a contar su propia historia, con palabras, con imágenes.” Y el grupo de animadores son quienes brindaran la técnica y las herramientas necesarias para construirla.

“El arte es revolucionario en tanto también transforma algo dentro tuyo. La animación a veces solo se piensa en circuitos comerciales o en lugares donde están los recursos”. Precisamente, es este el desafío que proponen los animadores. Acercar una expresión del arte a sectores populares, a pibes que tal vez, no tenga la posibilidad de apropiarse de estas herramientas vinculadas a determinados círculos de producción. En otras palabras, a hacer de la animación un arte popular. ¿Y por qué no?

“Queremos poner a circular este dispositivo. Un uso más consciente de las herramientas de la tecnología.” Las voces se suman unas a otras. Las ideas también, se apilan en proyectos, sueños, propuestas. Es que la animación mucho de esto tiene. De estar con el otro, de moverse, de no quedarse quieto. “Nos interpela, por su propia esencia, a hacer con otros: con quien dibuja un personaje, con quien mueve un objeto en el espacio, con quien toma una foto, con quien cuenta una historia, con quien piensa una melodía.”

Esta vez, es la Biblioteca del barrio La Tablada, la Pocho Lepratti, la que contará con otro espacio más de participación popular. La que ya se pone en movimiento con los pibes y los animadores populares. ¿Te prendés?


 

Publicado el: 29/10/2010

Por María Cruz Ciarniello.
Categorías:
Redes y Organizaciones Sociales / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.