enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Jornada de Integración de mujeres
La violencia en los espacios públicos

El Programa Regional "Ciudades sin Violencia hacia las mujeres, Ciudades Seguras para Todas", coordinado por CICSA, realizó una jornada de integración con los colectivos de mujeres que participan hace más de 1 año en 3 distritos de la ciudad: Oeste, Sur y Noroeste. La actividad fue pensada para articular experiencias, compartir miradas, diseñar y pensar estrategias para una ciudad segura para las mujeres e incidir en políticas públicas. Del encuentro, también participaron militantes de Mujeres Autoconvocadas Rosario. ¿Es la ciudad un lugar seguro para las mujeres? La violencia en los espacios públicos es uno de los temas que trabaja CICSA. Dialogamos con ellas.

“Todas sabemos ahora lo que queremos para nosotras, pero queríamos conocernos más, para así formar redes que nos unan, con el fin de trabajar en contra de la violencia de todas y todos, pero acentuando la violencia de género”, dice Mercedes, integrante del Colectivo de Mujeres del Distrito Oeste.

Sara, del Distrito Sur, acompaña y agrega: “Fue una jornada de integración, de poder compartir varios punto de vista con compañeras que hacen lo mismo en otros ámbitos y aún en el nuestro propio conocer lo que un centro comunitario trabaja y el esfuerzo colectivo por seguir adelante a pesar de la falta de apoyo estatal.”

Ambas, desde diferentes barrios de la ciudad de Rosario, trabajan, articulan y discuten por objetivos comunes: hacer visible la violencia contra la mujer en los espacios públicos. Están convencidas qué es posible lograrlo si todas y cada una comparte su experiencia. “Vemos con cada capacitación que la forma de identificar y visibilizar la violencia en el espacio público podemos transmitirla con más certeza a cuanta mujer nos lo permita y así entre muchas podemos pedir soluciones específicas.”

Sara, Mercedes y muchísimas mujeres más del Distrito Sur, Oeste y Noroeste, integran el Programa Regional Ciudades sin Violencia hacia las mujeres, Ciudades Seguras para Todas, ejecutado por UNIFEM e implementado por la Red Mujer y Hábitat de América Latina. En Argentina, las acciones son llevadas a cabo por el Centro de Intercambio y Servicios Cono-Sur, CICSA. Uno de los principales objetivos que se propone el programa es trabajar la violencia de género, también en los espacios públicos, y, a partir de allí, promover y fortalecer el ejercicio de los derechos de las mujeres a vivir ciudades sin violencia.

Para ello, en Rosario, CICSA trabaja desde hace tiempo, en la articulación de diversos talleres y actividades conjuntas en tres distritos de la ciudad. Allí, las mujeres de los barrios se encuentran para discutir y debatir acerca de la violencia privada, pero sobretodo, pública, de la que son víctimas. ¿Son las ciudades seguras para las mujeres? A partir de esta pregunta, surge un intenso trabajo que refleja el recorrido de este Programa Regional que desarrolla diversas estrategias y líneas de trabajo que incluyen caminatas por la ciudad, pintada de murales, foros de discusión y jornadas de integración entre los grupos de mujeres. La voz de cada una de ellas es fundamental para diseñar políticas públicas tendientes a fortalecer la convivencia ciudadana, la intervención participativa de los espacios públicos y, fundamentalmente, pensar a las ciudades desde una perspectiva de género.

En una intensa jornada de integración que realizó el programa en Rosario, donde más de 50 mujeres de los tres distritos, junto con militantes de MAR, se juntaron durante dos días, se acordó una agenda de temas que a futuro, se prevé presentar a las autoridades municipales para incidir en la agenda pública de la ciudad.

enREDando recogió voces de ese encuentro. “Creo que el encuentro básicamente trabajó en la línea de construir una mirada del camino recorrido, tanto a nivel personal como colectivo. Y por supuesto, lo personal es político, y da cuenta de líneas de opciones y compromisos. De lazos. Del desafío de crear lazos. Y construir ciudadanía”, aporta Mari Suarez, integrante de la organización Desde el Pie y de Mujeres Autoconvocadas Rosario.

Silvina Boschetti, también de MAR, revaloriza la necesidad de construir estos espacios de integración, como el que se propuso el Programa Regional. “Es vernos en el todo y poder superar la fragmentación impuesta por los sistemas de opresión en tanto clase, etnia, género.” Para Silvina, “la integración es la construcción de un espacio nuevo, sin dejar de ser y tener historia propia pasamos del yo al nosotros, de lo individual a lo colectivo, de la acción a la reflexión para volver a la acción, transformadas”. Mari Suarez también comparte esta misma reflexión y esta potente capacidad de transformarse mutuamente y sobretodo, sentir que no estamos solas “al recordar a las compañeras de los barrios “más complicados” plantearse como desafío la toma de espacios públicos, lograr mayor compromiso de los gobiernos en relación a que se asignen presupuestos adecuados a las necesidades reales de un trabajo por la inclusión, el desafío de transformar, pero sumando también a los jóvenes, facilitar el acceso a la información, trabajar para poder encontrarnos”.

Adriana Fuentes, del CESC, también aporta su mirada. “la integración de las mujeres cuando se trata de sus derechos es insoslayable para que lleguen a ellos. Se trata no solo de unirse, sino de revertir naturalizaciones, esencialismos, mandatos arcaicos y a la vez muy actualizados, es todo un arduo camino y sola no se puede”.

 Los testimonios de las mujeres protagonistas de esta jornada de integración, son valiosísimo al momento de poner en discusión cómo son las ciudades para las mujeres, cómo se vive en los barrios la violencia pública, cómo se debe hacer para construir ciudades seguras. “Enrejé toda mi casa y me sentía muy feliz por ello, yo violencia en mi casa no tenía, asique le saque fotos a mi cárcel dorada. Yo no lo sabía, ahora me doy cuenta, a partir de los talleres, que la que estaba presa era yo, y cada vez limitaba más mis salidas, nunca me había puesto a pensar de cuanto peligro había en la calle y yo lo tomaba como algo aislado. Fue muy provechoso para mí integrarme a esta red de mujeres y trabajar para defender nuestros derechos”, dice Mercedes.

Una agenda de las mujeres

enREDando también dialogó con Soledad y Melina, ambas coordinadoras del Programa Regional que impulsa CICSA. Ellas coinciden en remarcar los objetivos de este encuentro que fue mucho más que eso. Significó también, delinear propuestas colectivas para ser presentadas ante el gobierno municipal. “Los objetivos era que los diferentes grupos de mujeres, junto con las compañeras de MAR, tuvieran una instancia de encuentro de trabajo para ver qué se estaba haciendo en cada uno de los lugares y ver cómo, cuáles eran las puestas en común, en dónde se juntaban y dónde se podían diferenciar en torno a la problemática de la violencia de las mujeres en los espacios públicos. Y delinear propuestas que se puedan articular y que se pueda impactar a nivel ciudad”, apunta Sole, con su fuerte tonada cordobesa.

Melina agrega: “Quedaron propuestas interesantes y motivadoras. La idea es hacer un cuadernillo donde estén contempladas estas ideas, volver a compartirlas nuevamente y una vez que entre todas veamos, presentarlas a los funcionarios el año que viene, el 8 de marzo., presentar esta agenda de las mujeres de la ciudad, trascendiendo los tres distritos donde intervenimos territorialmente, con una mirada mucho más amplia.”

¿Qué temas surgieron como preocupaciones para delinear esta agenda?. Fundamentalmente, la necesidad de trabajar junto con los jóvenes, tejer redes entre todas, conocer más organizaciones y poder posicionarse ante las autoridades para defender sus derechos. “Otro aspecto que surgió, por la impronta que tiene el Programa, es el de seguir recuperando los espacios públicos y mejorar cuestiones de infraestructura que hacen a la seguridad de las mujeres en las ciudades”, nos dice Meli. “Lo que el Programa viene a aportar es que las ciudades se piensen desde una mirada de las mujeres, en el diseño de las políticas públicas y estas políticas tienen que ver con el trazado de las ciudades y el diseño de los espacios públicos”, afirman las integrantes de CICSA.

En este sentido, un espacio público recuperado por las mujeres en la zona oeste es la Plaza Los Amigos, donde la experiencia de trabajar conjuntamente con el Distrito aportó a la construcción de un lugar inclusivo para todos y todas. “La volvimos a repensar juntos con la Secretaria e hicimos un diseño participativo de cómo los vecinos y las organizaciones querían que fuera. Entre todos se logró cambiar el plano de esa plaza, y hoy por hoy, esa plaza está habitada todo el tiempo, se contempló el espacio para los jóvenes, los niños, las mujeres, los animales y los vecinos cuidan la plaza”, agrega Melina.

Seguridad y derechos humanos


La perspectiva de “seguridad” con la que trabaja el Programa Regional “Ciudades seguras para las mujeres”, no apunta a sumar más control policial o mayor represión como habitualmente se escucha hablar en los medios masivos de comunicación. La mirada de seguridad “es una mirada de la defensa de los derechos humanos”, sostienen las militantes. “El programa no asocia la seguridad con más represión, sino todo lo contrario. Sin lugar a dudas, las ciudades van a ser más seguras en la medida que trabajemos por los derechos humanos de todos y todas”.

Al mismo tiempo, Soledad pone en debate la invisibilización de la violencia pública hacia las mujeres. “Las causas de la violencia contra las mujeres son las mismas que en los espacios privados. Hay un plus de violencia cuando una mujer atraviesan situaciones de violencia como las posibilidades de la invasión del cuerpo.”

Cada distrito tiene sus particularidades y sus realidades. En el Oeste, por ejemplo, las compañeras remarcan un trabajo que lleva más tiempo y mayor maduración. Allí, las jóvenes ya visualizan como una situación de violencia, por ejemplo, el acecho o arrebato en la calle. “Esto significa un reconocimiento del tema”, dice Sole. En el Sur, lo que marcan, es la dificultad de transitar durante el horario de la siesta y nocturno, lo cual restringe la circulación o las actividades que puedan realizar las mujeres. “La falta de movimiento genera que la mujer restrinja su participación política o sus posibilidades de movilizarse sola, a partir de esas restricciones.”

En este sentido, una de las actividades que realiza el Programa son las caminatas por la ciudad, por el barrio. “La caminata te dá la posibilidad de pensar como incidir en los espacios públicos, Son una herramienta bisagra, de diagnóstico y de intervención en el momento.” También han llevado adelante intervenciones urbanas muy interesantes, como la recuperación y pintada de murales en los barrios, aludiendo a la violencia de género o, por ejemplo, la intervención pública que se realizó en nuestra ciudad con la instalación de 5 siluetas de mujer en diferentes puntos, un experimento ciudadano que "se propone poner en evidencia la violencia de la que son víctimas las mujeres en las ciudades de Latinoamérica, desde la propia calle y con las reglas de cada espacio urbano.”

Quienes integran CICSA saben que todavía falta mucho por hacer. Lograr la despenalización y legalización del aborto es, seguramente, el mayor reto que aún queda por alcanzar para el amplio movimiento de mujeres.

Pero todas también reconocen que es colectivamente, trabajando en red y compartiendo experiencias cómo se camina en pos de defender los derechos humanos de las mujeres. Y en particular, erradicar la violencia en los espacios públicos que todavía continua visiblemente oculta en la cotidianeidad de las ciudades que no incluyen, en su diseño, la perspectiva de género. “Cuando la mujer observa que no está sola, entre todas nos agrupamos y tenemos identidad. Reconocernos como sujetos de derecho es algo muy importante”, afirman las compañeras de CICSA.



 

Publicado el: 26/11/2010

Por María Cruz Ciarniello.
Categorías:
Género / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
    01 Dec 2010 06:36   mercedes
barrera
 
    07 Aug 2011 18:01   ofelia
retamozo
 
    07 Aug 2011 18:01   ofelia
retamozo
 
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.