enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
"Un libro de libros"
Palabras al vuelo

El libro "Retacería", poesía y teatro, es una producción colectiva que surge del Taller de Máquinas Teatrales, realizado desde hace más de 3 años y coordinado por Severo Callaci. Como afirman sus autores, alrededor de 20 actores y actrices de la ciudad, "es un libro de libros", una experiencia de poesía, metáforas y nuevas formas de reinventar los mundos; nuestros universos. Nace como un juego de asociación libre de palabras que, enlazadas, conjugan nuevos sentidos poéticos. enREDando participó de la presentación.

Es un libro de libros, como afirman sus autores, un colectivo de actrices y actores de la ciudad que  forman parte del Teatro de la Huella. Es fundamentalmente, una experiencia colectiva, un entramado de palabras y metáforas. Un conjunto ecléctico de imágenes poéticas que conjugan verbos y sustantivos con emociones, sentimientos y miradas del adentro, de nuestros alrededores, de la vida y el horizonte. Es, de piel a piel, un juego. Un hilván deshilachado de oraciones contrapuestas, originadas en libros de Otros, alimentadas de sensaciones de Uno. Es la escritura automática del decir, y la oralidad, haciéndose carne en las miradas. Es un libro de retazos, de vidas e historias. De amores y letanías.

Es un sillón, una alfombra, una ventana. Un escritorio. Destierros. Es muerte. Amor y esperanza. Son las miradas como abrazos “sosteniéndonos”. La escucha “como un espejo reflejando luz”.

El libro “Retacería” se presentó en Rosario y es, ante todo, una producción literaria, colectiva, realizada en el marco del taller de Máquinas Teatrales que coordina Severo Callaci. Nace como un juego de palabras en el que los libros se desparraman sobre el suelo, se eligen al azar y con frases tomadas de ellos, surgen nuevos relatos. Textos que cada actor y actriz hilvana, sacude, genera. Así surgen estas historias cuyo cuerpo textual conforma “Retacería”, un libro de poesía y teatro, donde participan alrededor de 20 personas que han experimentado su paso por el Taller de la Máquinas Teatrales en nuestra ciudad. “El taller de máquinas teatrales surgió como una técnica de improvisación de teatro creada por Pompeyo Audivert en los años noventa en Capital Federal. El taller funciona desde hace 3 años”, explica Severo.

El ejercicio de los libros nace en este juego constante con el teatro. “Este es un libro de libros. Esta compilación se desprende de un ejercicio que hacemos en el taller llamado “el libro”, con el objetivo de entrenar la asociación libre de palabras. El trabajo consiste en sentarse delante de una mesa con algunos libros y simplemente empezar a contar una historia tomando frases al azar e intentando incluirlas en el relato”.

Los libros son diferentes y los temas también.  Política, religión, cocina, sistemas de grifería, poesía de Pedroni, Vallejo y Pablo Neruda, todo aparece dispuesto a dejarse entregar por la suceciòn infinita y encadenada de la imaginación. “Queremos intentar contar una historia con eso”, dice Callaci. “Esto que fuimos encontrando, se transformó en un lenguaje, en una forma de decir las cosas, relacionada totalmente con el juego. Si algo encontramos en estos años de trabajo fue volver a conectarnos con el juego que tanto abandonamos cuando van pasando los años”, expresa el director de este grupo teatral que innova con nuevos lenguajes, que explora otras posibilidades del decir. Y esto es lo que propone la lectura de este libro de libros. “Creo que lo maravilloso de lo que se puede leer del libro es expandir la existencia de las cosas, de las palabras, que todo puede ser un poquito más de lo que ya es”. Y en este ir más allá, es el Teatro la puerta que abre el recorrido y la pasión hacia otros y nuevos universos.

De esto también habla el libro Retacería. Dice Severo: “creemos profundamente en la capacidad de observación del actor, utilizando como llave maestra, como clave cósmica, la expansión de la imaginación. De alguna manera que una manzana pueda ser una paloma, y a la vez una silla o una corbata, es también agrandar la existencia de las cosas, crear un nuevo mundo, expandir el lenguaje, jugar con nuestra imaginación”. En este pequeño universo de retazos, las palabras y las cosas se transforman. Se entremezclan para configurar escenarios inimaginables, utópicos, reales y cotidianos. Cercanos, lacerantes, inmensos. De esta manera, el leguaje explora el sentido esencial de una metáfora. Atravesar las capas del decir, para decir mucho más de lo que ya se dijo. Capacidad revolucionaria del lenguaje. De la poética.

Así, Ana Laurenti se dice, o nos dice: “No soy quien soy. Con los años entendí que tengo naríz de ataúd.” En otro relato, escribe: “Cada vez que suena el reloj en las mañanas me siento como una iglesia, como un umbral lleno de nieve”. Paula Sadín se encuentra “llena de voces. Algunas lloran entre la ventana y el miedo al mar. Otras me miran a los ojos en silencio. ¿Será que también soy otras?”. Alejandra Valdez aclama en su relato: “Somos mujeres que vuelan como manos. Estallamos, sumergidas en los ojos de los cobardes”. Y de noche, dice, “Lloramos abrazadas porque nadie responde a nuestros sueños”. Pablo Bofelli se sienta “a escuchar las voces de las madres, y veo como las palomas construyen sus alas con papeles caídos, y vuelan confundidas esperando el cachetazo”. Sabina Valentini a veces se pregunta “como una niña ¿cuándo vuelven los barcos?” Y dice. “La luna madre, con todo su amor, hace que llueva por todo mi cuerpo”. Corel Martinez Tuset también nos deja una pregunta: “¿Tu propósito era irte dejando las ramas quebradas”.?. María Luisa Zárate, en su relato, escribe: “Su aplomo de mármol lo estaba transformando en una moneda de carne. Así un día llego el mar y la despedida”. Bruno Caldini poéticamente se sitúa, y apunta: “Todas las noches paseo ausente en los tranvías, tomando notas para no olvidar”. Joao Marcos expresa: “Me entrego a las preguntas ¿Cuál será el recuerdo que nos unirá para siempre”. Y Lisandro Luis remata: “Los domingos no los disfruto por dos motivos: por todo lo que dejé atrás, y por la noche que me espera”.

Para Severo Callaci, “el libro tiene una partecita de cada uno de nosotros”, de ese colectivo de personas y compañeros que exploran en su diferentes maneras de reinventar el mundo. Y las comparten.

El registro de los relatos que tiene el libro, que son muchos, diversos, intensos, fue realizado por Lorena Garay. “He experimentado en la clase como los integrantes podían agradecer el descubrimiento por sentirse constructores del propio proceso. Así el placer, les posibilitaba componer, crear con otros y abrir múltiples dimensiones de creatividad”, manifiesta Lorena, responsable de la producción del libro “Retacería” e integrante del grupo Teatro de la Huella. Es su mirada, y la del grupo, las que nos convoca a seguir, a caminar, a reinventar. “No se trata solo de trascender los límites, sino de estirarlos, de saber que se puede un poco más”.



 

Publicado el: 10/12/2010


Categorías:
Redes y Organizaciones Sociales / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.