enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Homenaje a Ana Romero
Una luchadora como pocas

Era una de esas personas como pocas. Militante de muchas áreas y trabajadora como ninguna. Compañera, amiga, luchadora, pero por sobre todas las cosas, enfermera. Su trabajo era su vida, tanto como la militancia. Fue la primera mujer de Rosario en casarse con la nueva ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. Ana Romero era todo eso y mucho más. enREDando estuvo en el homenaje que le hicieron sus compañeros de ATE, donde no le dijeron chau sino hasta siempre.

Es difícil enmarcarla en un solo concepto porque era todas las cosas juntas. Ana Romero era militante, era tortillera, era enfermera, compañera, novia, mujer, feminista, y cuantos rótulos más se puedan describir. Pero Ana dijo hasta luego, nos vemos pronto. Y sus compañeros decidieron homenajearla.

En el marco del Día Internacional de la Salud, el 7 de abril, los compañeros de ATE realizaron una volanteada y una asamblea en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Este lugar no fue elegido al azar. Se plantaron allí porque era el nosocomio donde Ana acudía todos los días para realizar una de las tantas tareas, que de hecho le salía muy bien.

Era enfermera de neonatología. Sus compañeras de trabajo la recuerdan como una persona formidable. “Era una gran luchadora de los derechos de los trabajadores. Te defendía sin ninguna bandera política, sin importarle si eras de uno u otro partido”, cuenta María del Carmen.

De igual forma la recuerdan sus compañeros militantes de ATE. “Ana era una luchadora incansable. Luchó hasta el último minuto. Amaba la vida y lo demostró hasta el último momento”, nos relata Liliana con la emoción asomando en sus ojos. Más allá de todo y por sobre todo, sus amigos deciden tenerla presente de esta forma, en el lugar donde ella mejor encajaba, en el sitio donde día a día tejía una parte de la historia que seguirá entramándose por un largo tiempo.

Pionera en el tema
Ana Romero y Nélida Ruíz se casaron el 6 de agosto del 2010. Con la ley que autorizaba a personas del mismo sexo a contraer matrimonio recién salida del horno, y con la alegría de haber hecho su sueño realidad. De poder hacer feliz a su compañera de toda la vida.

De esta forma se la recuerda en los ámbitos feministas. Como una incansable trabajadora para el reconocimiento de las minorías sexuales. Luchadora hasta el hartazgo para que esos sectores invisibilizados por la sociedad pudieran expresarse libremente, para que por una vez en la historia pudieran ejercer sus derechos.

Según la definen sus compañeros de ATE, era orgullosamente tortillera. Y con esta bandera marchaba por la vida proclamando que su elección también valía y que tenía derecho a ser feliz. Luchaba por ese cambio que llegó. Tardó un poco pero llegó. Y ella lo pudo disfrutar. Era además la impulsora de la diversidad sexual en el gremio. Trabajaba en el Consejo sobre minorías sexuales de la municipalidad. “Pero lo más importante es que transformó nuestra relación y la relación con los hombres en cuanto a la igualdad sexual”, recuerda Liliana.

Día Internacional de la Salud
La problemática nos atañe a todos, no sólo a los profesionales, a quienes trabajan en este ámbito o a quienes lo utilizan. La salud va más allá de lo imaginable y está en total negligencia. Esto es lo que quieren remarcar los compañeros de ATE. Este es el propósito de esta movilización.

Ana mucho tenía que ver con esto. Ella ayudaba a sus compañeros trabajadores a exigir sus derechos, a hacer valer lo que era de cada uno y de todos. Los bebés eran su vida, agrega una compañera por ahí atrás. Y siguen lloviendo los halagos.

“Tiene que ver con como vivimos. Con tener una vida plena. Hay diferentes formas de salud y abarca a trabajadores y no trabajadores”, explica Liliana para enmarcar la conmemoración del 7 de abril. “La salud está muy precarizada y la mayoría de los trabajadores gana por debajo de la canasta familiar”, extiende su reclamo.

La problemática abarca a todo el país. En las provincias del norte la situación es mucho peor de lo que imaginamos. “Hay una mala distribución de la riqueza. La mayor cantidad de dinero se destina a las ciudades. Y en esas provincias que quedan aisladas se producen los mayores números de mortalidad infantil de Latinoamérica”, agrega Liliana

Y junto a esto también sale a la luz el reclamo por el daño ambiental que se está produciendo y más que nada en todo el cordón industrial de esta parte de la provincia de Santa Fe. “Es increíble la cantidad de gente enferma de cáncer que hay por esta zona”, resalta Liliana.

El lugar que la vio crecer como profesional
Ana Romero trabajó 20 años en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. El sector de Neonatología era su lugar. Todo el que pasaba por ahí, sea paciente o no, se iba con una enseñanza por parte de ella. El amor sobresalía cuando se la veía llegar. “Quería muchísimo su profesión. Amaba ser enfermera”, recuerda Liliana, mientras su rostro comienza a notificar su dolor aún latente por la pérdida de la compañera.

Para poder entender la enormidad de la figura de Ana ahí dentro, Liliana cuenta que lo que buscan ellos es demostrarles a sus compañeros que aunque ella no esté, el gremio seguirá firme para hacer valer sus derechos y para ayudarlos con cualquier problemática. “Los vamos a ayudar con todo lo que tenga que ver con lo humano, que es lo que ella hacía”.

Este humilde homenaje
“Hace dos años estábamos en plena organización para viajar al Encuentro Nacional de Mujeres. Organizábamos actividades. Ella era la que impulsaba y agitaba todo esto. Había pensado en una peña y ella se había ofrecido para hacer pizzas para vender en el lugar para recaudar fondos. Justo ese día falleció su sobrino, que era único hijo. Nosotros nos imaginamos el dolor y el mal momento y ni siquiera se nos cruzó por la cabeza que viniera. Pero sí apareció. Y ese es el mejor ejemplo que demuestra su verdadera militancia y su compromiso para con lo que hacía”.

Esta anécdota fue contada por Liliana Leyes, una de sus compañeras de ATE, quien además aprovechó el momento para recordar su verdadero trabajo en cuanto a su actividad en el gremio y en la municipalidad. Su verdadero compromiso con la lucha por las minorías sexuales.

Luchó hasta último momento y con todo. “Pedía que la pongamos como primera congresal”, me cuenta Liliana con la voz ya entrecortada. “Siempre apostó a seguir viviendo, nunca bajó los brazos. Y sabemos que aunque ella ya no esté, nosotras vamos a seguir con sus banderas, la del gremio, la de la diversidad sexual y la infinidad de luchas que seguía”.

Porque eso es lo que se merece. Porque así se recuerda y se tiene presente a las verdaderas luchadoras. enREDando se suma a esto y le dice: “Hasta siempre Ana”.



Foto: ATE Rosario
 

Publicado el: 17/04/2011

Por Estefanía Gimenez.
Categorías:
Género / Reportaje

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.