enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Procesamiento de los responsables del Taringa
Todos/as somos piratas

Los responsables del sitio web Taringa.net están siendo procesados judicialmente por infringir la Ley 11.723 de propiedad intelectual, acusados de ser “partícipes necesarios” y por “facilitar la piratería”. Taringa es un sitio en el que los usuarios comparten información y enlaces de todo tipo. Ofrecemos a los/as lectores/as de enREDando enlaces a una serie de análisis sobre estos hechos, asumiendo el riesgo de ser acusados de piratear análisis sobre el procesamiento de Taringa.

La Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó el procesamiento de los propietarios del sitio Taringa por considerarlos “partícipes necesarios” en la difusión y reproducción de contenidos protegidos por derechos de autor. El sitio creado por los hermanos Hernán y Matías Botbol ofrece una plataforma en la que se pueden subir enlaces a contenidos como películas, canciones, discos, libros, para ser compartidos con otros usuarios. Por ello son "partícipes necesarios" porque si bien los autores del hecho ilegal finalmente serían quienes subieron a Internet la obra protegida por copyright y los que la bajan, el encuentro de ambos es posible porque utilizan Taringa. Por eso la decisión judicial define que los responsables de Taringa resultarían “al menos partícipes necesarios de la maniobra y además claros conocedores de su ilicitud”.

Lo que hizo Taringa fue violar la ley 11.723, de propiedad intelectual, también conocida como Ley Noble, ya que fue impulsada en su momento por el fundador del diario Clarín. La Cámara Argentina del Libro inicio la demanda en el año 2009 contra Taringa y otros sitios. La denuncia originalmente no prosperó en un procesamiento, y sólo pudo seguir su curso, luego de un recurso de apelación denegada. Lo que el hecho pone en evidencia es el arribo de un nuevo paradigma en cuanto a la producción y los consumos culturales y la necesidad de construir un nuevo modo de regular la propiedad sobre los bienes culturales y simbólicos en la era postcapitalista y principalmente en la cultura digital. Aunque, tal vez toda nuestra cultura occidental esté basada en la replicación de los que otros dijeron, crearon o difundieron antes. 

Algunas cuestiones que se ponen en discusión con estos casos son la legalidad o ilegalidad de estas prácticas. ¿Es ilegal subir contenidos como libros, fotos, canciones, películas, a Internet? ¿Es ilegal bajar esos contenidos que otros han subido? ¿Es ilegal construir plataformas para que se den esos intercambios?  ¿De ser ilegales algunas de estas prácticas, por qué lo son? ¿A quiénes perjudican? ¿A los autores? ¿A los intermediarios?  Y de ser así, ¿en qué los perjudican? ¿En qué disminuyen los ingresos que estos obtienen por la difusión de la obra que han creado?

Beatriz Busaniche, experta en el tema, analiza en el sitio de la Fundación Vía Libre los artículos de la ley que Taringa infringe y destaca que la cuestión del lucro no está penada específicamente en el artículo que menciona el fallo. Solo el editar, vender o reproducir. “Está claro que toda persona que tenga en sus manos un dispositivo digital, cualquiera sea, un celular, una tableta, una netbook o una notebook o una computadora de escritorio, al reproducir obras, viola o ha violado alguna vez este artículo incluido en una ley que data del año 1933 y requiere urgente modificación” señala Busaniche. Y pone en discusión que haya perjuicio económico. La argumentación también esta expuesta en este contrapunto que Busaniche mantuvo con un referente de SADAIC sobre la propiedad intelectual de las obras musicales.

Por otra parte, algunas voces de la corporación judicial argumentan que sí es delito, que internet es un espacio que debe ser regulado y que no se debe permitir el "todo vale".  Estas voces comparan el hecho con las difamaciones, la pedofilia o el trafico de armas. En principio la comparación suena excesiva.

Al respecto, los responsables de Taringa explican en su sitio: “Este fallo deja entrever el escaso conocimiento y estudio que existe en nuestra justicia sobre internet y el profundo impacto que la misma supone para el entramado de relaciones jurídicas de nuestro mundo actual. Es preciso que nuestros usuarios sepan que esperamos el juicio para defendernos y defender aquello en lo que creemos. Lo que aquí se resuelva será de suma importancia para todos los que formamos parte de Internet".

En la cultura digital, con internet como escenario, las prácticas de compartir contenidos, sumar enlaces a las notas o incluir códigos que enlazan a otros contenidos, como audios o videos para ilustrar una nota, son prácticas tan frecuentes que de ser esta acción un delito, podríamos afirmar que, en principio, quienes alimentan un blog son delincuentes. Esta nota de enREDando que solo pretende reunir en un articulo diferentes aportes sobre este tema estaría probablemente delinquiendo.

El caso de Taringa remite a la demanda que padeció en 2009 el docente universitario Horacio Potel por la que afrontó un embargo patrimonial de 40.000 pesos, por crear una serie de sitios web dedicados a la obra de los filósofos Friedrich Nietzsche, Martin Heidegger y Jacques Derrida, para divulgar la obra de estos autores entre sus alumnos. Se diferencia este caso del de Trainga en cuanto a que "estas páginas no cuentan con avisos publicitarios, ya que se trata de “una labor de divulgación y curaduría sin fines de lucro”. Potel fue finalmente sobreseído, luego de una importante campaña de solidaridad impulsada por organizaciones que militan por el derecho a la información y el conocimiento.

Otra arista del análisis es la que esbozan en el blog Derecho a Leer, justamente construido en apoyo al profesor Potel. El posteo "Somos los negros de Taringa" denuncia cierta doble moral vigente a la hora de asumir la defensa de una internet libre. El posteo señala que el caso revela una concepción elitista y prejuiciosa de los usos y consumos culturales del usuario medio de Taringa, jerarquizando la intelecutalidad de la propuesta de Potel y descalificando esta otra.

Sin embargo el debate no termina allí y toma otros rumbos. Otros blogs tomaron la posta y los siguieron. Algunos compararon la denuncia con la condena a los colectivos que señalan La Salada, el renombrado mercado de ropa de marcas pirateadas. En este caso, cual seria la responsabilidad del repsonsable del transporte sobre la venta de ropa "trucha". Otros, se reunieron en una Carta abierta de los bloggers a los usuarios de Taringa. señalando lo que no comparten respecto de los modos de administración de contenidos de Taringa. Otros asumieron las voz más militante. Los sitios Derecho a Leer y Partido Pirata estan circulando un volante de apoyo a Taring, en el que enumeran lo motivos de su defensa del sitio, bajo el lema “Compartir no es un crimen”. Tambien se sumaron al debate los blogs Identikit, en la nota Tesis de la filosofía de Taringa, Denken Über en "El Caso Taringa: cuando chocan argumentos falaces" y Ampibia, en su posteo "El «affaire» Taringa o la viuda embarazada".

Lo que esta en discusión es la inminente necesidad de revisar la ley y proponer una nueva legislación que regule la propiedad intelectual, considerando a las prácticas vigentes y "socialmente aceptables" que hoy se realizan en internet, desde una concepción de la producción cultural que contemple el derecho y las necesidades de los trabajadores de la cultura y el derecho de acceso de los usuarios, en el marco de una internet abierta, libre y democrática, en la que de ninguna podrá considerarse que "compartir sin fines de lucro sea un crimen".





 

Publicado el: 15/05/2011


Categorías:
Redes y Nuevas Tecnologías / Documento

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.