enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Roly Berrío se presentó en Rosario
Sólo canciones, de sangre cubana

Cantautor cubano, trovador, artista y un intérprete de sus canciones. Así podría describir a Roly Berrío quien pasó fugazmente por Rosario para dejarnos algo de ese universo cotidiano que atraviesa, de piel a piel, la isla de Cuba. Además de brindar dos espectáculos en la ciudad, compartió una tarde con los chicos de la orquesta infantil de Barrio Ludueña. Allí, se conmovió. “Sólo hago canciones”, dice, mientras revaloriza la cultura y el arte de su tierra cubana y nos habla de política, música y revolución.

Roly Berrío solo hace canciones. Es cubano y lleva la trova en la sangre.

Tiene el tono y las pausas que habitan en la isla. El alma morena atravesando su voz.

Posee la impronta de un músico que parió, desde pibe, el son cubano. Su piel, respira el ritmo inconfundible de la isla: su brillo, sus contrastes, su historia.

En sus ojos rasgados y bien oscuros, hay rastros de la revolución cubana. Astillas de la isla clavadas en la mirada. Melancolía e intensos chispazos de alegría.

Roly Berrío solo hace canciones. De amor y juegos de adultos. Una lágrima china, un carnavalito para Raquel, la jicotea, un universo de simplezas, sencillez, retazos de una vida cotidiana. Roly tiene talento y frescura. Juega con su voz, con las letras. Hace de la música un lugar para la interpretación y el ensueño. Te transporta, sin darte cuenta, e increíblemente divagas en su música para sentir la sangre cubana inyectándose en el cuerpo.

Apenas comienza el espectáculo, Roly y su guitarra aparecen bajo una luz cálida, suave. Al principio, la música te traslada a la Isla, escuchas su sonido, sus voces, el murmullo de sus calles. Luego, Roly comienza a dialogar con el público. Y juega. Involucra a un espectador que se sumerge en sus canciones, que habla con ellas para completarlas y hacerlas viva. Es así como Roly inventa e improvisa, genera diversos climas, solo él y su guitarra.

Reímos, el público ríe, porque la sonrisa y el humor es parte de la música de Roly Berrío. Así como también lo es el amor y la tristeza, en esos instantes en que la cadencia de su voz le canta a la lluvia, a la novia o a la soledad. Y el ritmo se silencia, los decibeles disminuyen su intensidad. Roly canta pura trova cubana. Pero también se anima, y ensaya con el blues y el rock. Y además, reflexiona sobre el consumo, lo que somos, lo que hacemos y la diversidad de mundos que habitan en cada ser humano.

“La música es cubana por los temas, por raíz, por carácter, por intención”, me dice Roly, mientras compartimos una charla en el hall del hotel, a horas de arrancar con un nuevo espectáculo. Confiesa también, que su búsqueda artística está influenciada por otros géneros latinoamericanos. Y que cada género transmite un sentimiento. Eso es lo que busca este cantautor cubano nacido en la ciudad de Santa Clara, en el centro de la Isla de Cuba. “La idea es transmitir una sensación”, remata el artista de 39 años que desde los 16, solo hace canciones “para dejar un sentimiento”.

“Vivía en una casa sin radio y sin televisión toda mi infancia, y a partir de ello, empiezo a descubrir el mundo de la música, y empecé por casa, por hablarle a las cosas que me sacudían a mí como ser humano pequeño. Ese fue mi inicio.” Con el tiempo, Roly se acercó a otras historias y sus letras fueron girando hacia nuevos mundos. “La vivencia es muy importante para la creación intelectual, ya sea la vivencia práctica o la vivencia literaria”, agrega, no sin antes acentuar su pasión por el teatro, al que se acercó para interactuar con la música.

Roly Berrío es autor de dos temas de la película Habana Blus, que obtuvo el Premio Goya a la mejor banda sonora original en el 2005. Además, compuso la música para la obra teatral “Retrato para un pueblo roto”, la que también obtuvo diversos premios en festivales de teatro. Es multifacético y hace de la palabra cantada un dialogo vivo con él, con los otros. Tiene eclecticismo pero no deja de lado su profunda identidad cubana, heredada de chico por la influencia de grandes trovadores que le enseñaron que la música es, ante todo, un profundo sentimiento humano.

Impronta cubana: solidaridad y arte social

Para Roly, lo que caracteriza a la trova cubana es la diversidad. “El deseo por lo diverso y el deseo de búsqueda es lo que más está caracterizando a la música cubana hoy por hoy, y dentro del mundo de la canción, la alegría es lo que viene a redondear el carácter general”, describe. Además, destaca la presencia de jóvenes trovadores abocados al rescate de las tradiciones cubanas que “lentamente se están perdiendo”. “Hay intenciones de fuertes rescates a tradiciones musicales perdidas, géneros y ritmos que se han dejado de utilizar de hace mucho tiempo.”

Podría decir también, que la música cubana nace de los barrios, de las voces de trovadores impregnados de calle e historias. De los lugares vedados por el arte de elite. Por ello, Roly visitó en Rosario el barrio de Ludueña. Conoció a los chicos de la Orquesta infantil, un proyecto artístico y social que posibilita el acercamiento de la música a un lugar profundamente olvidado por las políticas de Estado. Y allí, junto a los pibes y su música, se conmovió.

“Además de proveer conocimiento, de no dejar que la historia muera, el arte debe proveer valores humanos a las personas, la sensación de sentir el valor de la cultura, de la ternura. Creo que ese sería lo que yo intento y lo que me sacudió y me alegró del trabajo de la orquesta de Ludueña”, expresa Berrío, con un suave decir, bien cubano, lento, pausado, buscando la palabra justa para describir lo que piensa o lo que siente.

Se acercó a Ludueña sin conocer demasiado de qué se trataba el proyecto. Simplemente fue, abierto a encontrarse con un mundo que para él, es bastante conocido en Cuba. Sin embargo, en estos países atravesados por la impronta capitalista, Roly se sorprende al ver la existencia de organizaciones y expresiones artísticas generadas para hacer del arte una herramienta política, social y humana. Porque acá, para Roly, es mucho más difícil. “Nací relacionado a este tipo de proyectos, en los cuales se busca esta intención, y la política es la de humanizar a las personas, de darle valores. Pero creo que aquí, en Argentina, el mundo no está diseñado para que surjan personas que quieran hacer este tipo de proyectos. Tal vez, si yo viviera aquí, a lo mejor no estuviera haciendo música, no estuviese haciendo canciones, no hubiese sido cantor, porque fácilmente me hubiese dejado llevar por un millón de cosas que brillan en la calle, en la televisión, en la prensa. Creo que en Cuba existe la intención política gubernamental de que estas cosas sucedan.”

Y así, Roly valora la cultura cubana y las posibilidades de acceso a la educación, los libros y el conocimiento. Menciona la campaña de alfabetización durante los primeros años de la revolución, generando la posibilidad de que “todo el mundo pudiera escribir y pudiera formar una opinión y pudiese saber lo que dicen los periódicos y la prensa de Cuba y en el mundo. Aquello está diseñado para que eso surja, no significa que funciona bien, pero está diseñado”.

Su música, sin embargo, no tiene una marcada referencia política. Sus letras “no bajan línea” de manera explícita. A pesar de ello, hay un trasfondo político muy claro en muchas de sus canciones, como por ejemplo, en la “jicotea”. Dice Roly: “Mis canciones tienen una raíz política pero no considero que debo hacer un discurso o una proclamación. No creo que se resuelvan las cosas siendo parte de un grito más, sino de tratar de llegar al gente, de una manera más hermosa, con una sensación. Nosotros no podemos ser un papel en blanco que solo dicta.”

Desde el corazón

Si algo caracteriza a la música de Roly Berrío, es la interpretación que hace de ella. Sus espectáculos son algo más que “solo canciones”. “Para mí una canción no es solo hacerla en casa, es tratar de brindarla también y darla”, dice. Roly apuesta a la interpretación, “algo que se ha perdido mucho en Cuba. Se aposto por un cantautor muy prepotente, por un cantautor que lo sabía todo. Se apostó mucho por la sentencia y la doctrina dentro de la música.”

El trovador cubano de la ciudad de Santa Clara, solo busca llegar a la gente con su corazón abierto. Tal vez, dice, “no entiendan lo que digo. Pero seguro van a entender lo que siento.” “Puedo intentar que la gente sienta lo que yo siento y esa transmisión de sensación es lo que procuro con la interpretación.”

 Suena el teléfono mientras converso con Roly Berrio. Tiene nuevas funciones, una gira por diversas ciudades del país y finalmente, un regreso cantado a la Habana de su Cuba. Allí, se ilusiona con el proceso de transición política que atraviesa la Isla.Tiene miedo, dice, "de que se pierdan muchas cosas que se han logrado con los años". Pero también, se muestra expectante. "Es necesario, para no sentirmos menos y poder expresar mejor nuestros sueños". 




Para escuchar a Roly Berrío podés ingresar a http://www.myspace.com/rolyberrio
 

Publicado el: 28/05/2011

Por María Cruz Ciarniello.
Categorías:
Movimientos Sociales / Reportaje

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Comentá esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.