enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Carnavales 2006
Mover el cuerpo para burlarse de la cotidianeidad

Ya casi puede sentirse el latir de las murgas, las comparsas y las carrozas de Rosario que se est?n preparando a todo redoblante, lentejuela y tambor. Este a?o, cada uno de los barrios de la ciudad se ponen la levita y agarran el tambor para festejar, para indisciplinar los cuerpos y rebelarse con la alegr?a de construir. Bulevar Oro?o ser? el escenario de los festejos principales. A prepararse.

Los d?as 17, 18, 24 y 25 de febrero, las murgas, comparsas y carrozas de la ciudad invitar?n a la ciudad a sumarse a los festejos del Carnaval 2006. Habr? festividades en distintos barrios y, en los Carnavales participativos de los distritos, cada jornada se abrir? con la realizaci?n de espect?culos musicales para luego comenzar el desfile de las agrupaciones.
En Bulevar Oro?o, cada noche dar? inicio con la actuaci?n de reconocidos grupos de m?sica popular, para ceder el lugar al desfile de murgas y comparsas tanto rosarinas como de otras localidades.
Hay cerca de 15 comparsas rosarinas que est?n prepar?ndose, oscilando entre los 70 y los 150 integrantes. Cada una de ellas tendr? un tema que ha elegido para actuar.
Luego de 30 a?os de ausencia en la ciudad, el Carnaval resurgi? en 1999, tras la iniciativa del municipio y un empresario. Pero no s?lo eso: Rosario cuenta desde septiembre del a?o pasado con la Escuela de Carnaval que funciona en el Galp?n 17, frente al Monumento a la Bandera. La iniciativa naci? de la mano de Dante Taparelli junto a un grupo artistas y de profesores de danzas, de m?sica, y de dise?o.
El esp?ritu del Carnaval consiste en buscar romper con la hegemon?a que ejercen los de arriba sobre los de abajo mediante la expresi?n, la resistencia con alegr?a y el cuerpo en movimiento. La murga es una de las formas de expresi?n que conviden dentro del Carnaval. En Rosario hay m?s de una decena de murgas: La Grieta Cultura sin Mo?o, La Cinchada, 20 Termitas, La Cirga, Ca?dos del Puente, son algunas de ellas. Todas ellas habilitando espacios casi permanentes donde las libertades y la destrucci?n de las diferencias econ?micas, sociales y et?reas -a diferencia de la vida cotidiana- son parte del juego.
"El Carnaval tiene sus or?genes hace mucho tiempo, tiene sus or?genes en la Edad Media, como algo de protesta a la cuesti?n religiosa. Por eso est? muy ligado a la fecha religiosa. Se festeja 40 d?as antes de la Cuaresma, de la Pascua. Y la idea es liberarse, por eso aparecen las m?scaras, los disfraces, poder ser distintos a lo que somos cotidianamente, poder sacar todo afuera lo que tengamos ganas de hacer, es como un descontrol. Ac? en Rosario, en realidad, no hay un festejo del Carnaval tradicional, eso se fue perdiendo. Se perdi? con el proceso militar, incluso ah? se hizo el decreto por el que se sac? el feriado de Carnaval. Las murgas estamos peleando para que vuelva. Solamente en algunas provincias se sigue respetando", afirmaba hace un tiempo Natalia, integrante de la murga Ca?dos del Puente.
Resistir con alegr?a al poder econ?mico, al poder pol?tico, al poder religioso. El Carnaval es un espacio donde la fiesta adquiere su verdadero sentido liberador de las opresiones y renueva los sentimientos populares de uni?n y rebeld?a, donde la sexualidad y los sujetos son lo que no son en su vida cotidiana, sin m?s ataduras ni condicionamientos que los del juego.
"Creo que todo intento de encuentro y alegr?a en comunidad y sin ning?n tipo de discriminaci?n, constituye un tipo de rebeld?a en si mismo, teniendo en cuenta que las pol?ticas capitalistas fomentan el miedo (inseguridad), la tristeza (estoy solo, no tengo dinero y lo necesito para todo), el ego?smo (tengo esto y es para mi ?nicamente). Aqu? el Carnaval destruye todo estos par?metros, carga contra ellos y los aniquila, los anula, mientras la gente baila en las calles, se expresa en una murga o en un grito o en simplemente y nada m?s y nada menos que sentirse feliz", resalta Jorge "Flaco" Palermo de la Murga La Grieta Cultura sin Mo?o.
Sin embargo, mientras en otros lugares del mundo no hay distinciones de ninguna clase en la participaci?n del Carnaval, ac? todav?a no toca a la clase media. El Carnaval es un festejo que hist?ricamente nace en los barrios m?s pobres y debe enfrentar el desprecio de algunos otros segmentos de la comunidad que la consideran de mal gusto en cuanto a su est?tica.
"Creo que todav?a falta para que esta ciudad adquiera su identidad de Carnaval", manifiesta Celeste Montechiarini de la Murga La Cirga, compuesta por un grupo de chicos y chicas de Villa La Lata. "Creo que es una fiesta popular que cumple con el objetivo de divertimento. Este a?o, se prepararon las comparsas en la Escuela de Artes Urbanas de la municipalidad, que est? bueno porque las ayuda a perfeccionarse, a adquirir quiz? un perfil propio, menos cerca de lo medi?tico, de lo imitativo" agrega. Y rescata que puesto que "las murgas son minoritarias, estas fechas son importantes porque se juntan, disfrutan de este encuentro. Tambi?n ellas intentan crecer art?sticamente, es bueno que sea un lenguaje art?stico de rebeld?a pero sin perder el sentido de calidad, que lo dado a ver sea bueno".
Por otra parte, hay varias agrupaciones murgueras que no comparten la iniciativa municipal de "oficializar" el Carnaval. Uno de los principales argumentos radica en que se favorece una espectacularizaci?n de una fiesta que es del pueblo y para el pueblo. Y lo que resultar?a de esto ser?a la pasividad de las multitudes frente a un espect?culo como cualquier otro, en lugar de que est?n bailando y saltando como verdaderos actores carnavalescos. El Carnaval, en sus or?genes, no establec?a diferencias entre actores y espectadores y pensar simplemente en la constituci?n de la escena significaba destruir lo carnavalesco. "Para nosotros eso no es el Carnaval de Rosario. Esta cuesti?n espectacular que quieren plantear, las comparsas desfilando... es gente consumiendo. No hay un festejo del Carnaval genuino, la gente no est? participando. Pero nosotros lo que queremos es que se reivindique la murga, los espacios verdaderamente barriales porque las murgas ac? en Rosario surgen en los barrios y van m?s all? del espect?culo como resultado. Tiene que ver con una contenci?n, con un espacio de encuentro para los chicos, con otro mont?n de cosas. Y ac? no se muestra as?. Si uno lo ve como un espect?culo, le falta mucho. Pero si uno lo ve como un espacio social de encuentro, es hermoso", expresaba Natalia.
En esto, Montechiarini, coincide con Natalia: "murgas y comparsas son lugares de contenci?n social para los chicos, es fundamental apuntalarlos, tender redes con ellos, propiciar encuentros, lugares de reflexi?n, de fiesta, de alegr?a".
Y el miembro de la Murga La Grieta aporta lo suyo con respecto a c?mo debe cuidarse esta expresi?n popular que es el Carnaval: "Pienso que esta debe ser una expresi?n genuina y tenemos que cuidar que sea as?... Las autoridades sensibles tienen que comprender que son autoridades porque es el pueblo quien las autoriza. Y el Carnaval para ser tal no tiene que ser encorcetado, encerrado, ni que su legitimidad est? dada por las autoridades de turno. Estas solo deben vehiculizarlo, apoyar las expresiones populares, fomentarlas y poner los medios disponibles al servicio de estas expresiones y no al rev?s. El Carnaval no debe tener mo?o."
"A diferencia de la comparsa y la batucada, la murga tiene que ver con una estructura y aparece como un conjunto. All? se demuestran las destrezas por un lado, se critica algo de la sociedad, se pone en juego el pensamiento, se pone en juego la cr?tica con el cuerpo", explicaba a enREDando un tiempo atr?s Emilio Abecasis, de la Murga 20 Termitas de zona oeste.
"Una cosa que toman las murgas que trabajan en lugares como ?ste es el tema de los l?mites", se?alaba Abecasis. "Es interesante, aunque nos cueste mucho ponerlos, porque adem?s son l?mites que no son autoritarios sino acordados. Y despu?s lo art?stico, que permite un desaf?o, un pensar, un buscar un poco m?s. El tema de la canci?n, esos espacios que armamos en alg?n momento de reflexi?n de sentarnos, son estructurarse desde la desestructura, como dice Bourdieu. Es como que aparecen desestructuras, pero est? bueno volver a alguna estructura que sea m?s propia, si uno quiere".
La murga tiene toda una simbolog?a y hay tres tipos de baile: la rumba, que es el momento de seducci?n, en donde el que representa al esclavo, al oprimido, invita a bailar; despu?s, los tres saltos que representan los latigazos que los amos les pegaban a los negros por bailar; y, por ?ltimo, la matanza que representa la liberaci?n. Pero la dominaci?n no deja de ocurrir y va cambiando de nombre con el tiempo y con los escenarios: pueden ser militares, curas, modelos econ?micos y sociales, en definitiva, los de arriba contra los de abajo.
"Ac? en la zona del R?o de La Plata, la murga porte?a que despu?s viene a Rosario, viene m?s que nada de Uruguay, surge del candombe uruguayo, de los esclavos que eran llevados a Uruguay y ellos en las noches que pod?an escaparse de sus amos lo hac?an con los trajes de sus amos puestos al rev?s, por eso la levita, que es de raso y brilla. Ellos sal?an a manifestarse con tambores porque no pod?an comunicarse, estaban esclavizados, separados, entonces los tambores eran una forma de comunicaci?n entre ellos y de ah? fue surgiendo la m?sica y el baile. Y tambi?n a partir de las inmigraciones, tanto Uruguay como la zona del R?o de La Plata recibi? inmigrantes espa?oles, italianos, que fueron trayendo sus caracter?sticas, como el bombo con platillos que es de Espa?a", explicaba Natalia de Ca?dos del Puente.
?Hay un regreso a la tradici?n murguera? pregunta enREDando. "No se si hay una vuelta a la tradici?n murguera, s? se que sigue y seguir? habiendo intentos colectivos que ser?n necesarios como ensayos tal vez de la construcci?n del gran colectivo: ese que buscamos los trabajadores y que insiste en mantenerse vivo aqu? y en todo el mundo", sostiene el Flaco Palermo.
?Qu? se pone en juego en estos festejos? Nada m?s ni nada menos que "la proyecci?n pol?tica, la lucha del pueblo por ser feliz y la alegr?a de saber que esa lucha est? viva, que tiene distintos nombres y en este momento se llama Carnaval", afirma Palermo. O, como dice en uno de sus textos la psic?loga Ana Mar?a Fern?ndez, la posibilidad de "pensar de otro modo, sentir de otro modo, para que la vida sea menos injusta".





Todav?a suena el parche
Retumbando en la gramilla
Lentejuelas, zapatillas
cuerpo, voces, algunas muecas
mascarita, tus piruetas
murga al aire... Carnaval
(Flaco Palermo publicado en
Corsito Nro. 17 A?o 99)

 



Notas relacionadas:

Publicado el: 09/02/2006


Categor?as:
Redes y Organizaciones Sociales / Noticia

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Coment? esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.