enREDando.org.ar
Comunidades en red
info@enredando.org.ar
  Buscador:  
  Noticias por tema
  Búsquedas
  Enredate!
  Sobre enREDando

Auspicios

enREDando es un programa de:


y contamos con el
soporte de:


Texto Completo imprimir | « volver
Comunidad Charr?a Pueblo Jaguar
La Madre Tierra recupera sus hijos

Los pueblos originarios de Am?rica, luego de 514 a?os de lucha, contin?an el camino por la recuperaci?n de su cultura, de su identidad, de reconstrucci?n de su historia. En la ciudad de Villaguay, provincia de Entre R?os (Argentina), la Comunidad Charr?a Pueblo Jaguar, ha logrado salvar sus tradiciones, sus saberes ancestrales y su concepci?n del mundo, por el relato de sus sobrevivientes.

Los ancianos charr?as dicen: "Hay que aprender a ver, a leer, para poder saber. Y para ello tampoco se puede, al mejor estilo occidental, detener el tiempo y pinchar con un alfiler la mariposa de la historia, que debe considerarse en constante movimiento para poder ser entendida"..
"Es tiempo de fiesta y alegr?a, de re-uni?n, de abrazo, pero tambi?n de Memoria, porque la Memoria es la raz?n y la ra?z de la conciencia"afirma Rosa Albari?o, vocera de la comunidad.
Memoria. Raz?n. Ra?z. Conciencia. Cuatro palabras que definen un modo de pensar y de sentir de los pueblos originarios, los primeros habitantes de estas tierras, los primeros "desaparecidos" de nuestra historia.

Memoria

Como la vida de la mariposa, la de los charr?as debe comprenderse en el contexto de todos los pueblos que lo rodeaban, antes y despu?s del encuentro del Viejo Mundo con el que los navegantes llamaron el Nuevo Mundo. Esa visi?n de la historia, es parte del entendimiento y la comprensi?n del planeta, que se ha ido proyectando al mundo actual y est?n retomando vigencia.
El pueblo charr?a es un desprendimiento del tronco de los indios tehuelches, con 13000 a?os de antig?edad, pueblo que por no se adapt? a su lugar y sigui? su b?squeda a lo largo de milenios, detr?s de su "ber?" (el ?and?). Luego de un tiempo, logr? instalarse en el Litoral, los territorios comprendidos en lo que hoy llamamos Entre R?os (Argentina), parte de Uruguay y R?o Grande Do Sul (Brasil).
Los primeros espa?oles que llegaron a estas tierras, en sus cr?nicas de viajes que enviaban al viejo mundo, se refer?an a los indios charr?as con particular reconocimiento a su valent?a, su bravura y el hondo respeto a su tierra, su herencia sagrada y milenaria.
Cuando el encuentro entre los Dos Mundos se transform? en invasi?n conquistadora y los nuevos due?os de la tierra ped?an suelos "limpios", sin indios, el pueblo charr?a fue acorralado en el monte y se produjo el exterminio de sus integrantes masculinos. "Se mataron sus cuerpos, sus animales silvestres, sus plantas y se contaminaron sus tierras", seg?n cuenta su vocera.
Pero la sed de poder y la desvalorizaci?n hacia la raza ind?gena, dej? un signo que le permiti? renacer: dejaron a las mujeres charr?as para servidumbre de los nuevos "se?ores" de las tierras.
Fueron las antiguas abuelas, las hijas de la luna (Guida?, en lengua originaria), las que mantuvieron la sangre charr?a al ser las sobrevivientes al exterminio. Ellas, las portadoras de la estirpe charr?a, fueron las que llevaron la voz eterna, invencible y guerrera que salv? la historia de su pueblo.
La historia "viva" se remonta apenas a pocos a?os atr?s. Y se viene reconstruyendo en base a los relatos de las ancianas longevas, ense?ado la lengua que tambi?n han recuperado y est?n ense?ando a sus j?venes.

Raz?n

La comunidad charr?a lleva 25 a?os en proceso de re-encuentro. Los herederos de la milenaria cultura, han reconstruido la historia afrontando los miedos y la verg?enza como pueblo, impuestos a sangre y castigo por los nuevos due?os de la tierra. Durante much?simos a?os, su idioma estuvo en desuso ya que se cortaba la lengua a quien lo hablara. Pero gracias a la resistencia de un pueblo valiente, gran parte de la memoria oral que se fue perdiendo en el tiempo, pudo hoy recuperarse.
La historia que est?n recuperando los herederos, es una larga y valiosa reconstrucci?n de la cultura de una comunidad que se llama a s? misma "en dispersi?n y reencuentro despu?s de un genocidio". La hermosa tarea de re-unirse y re-identificarse como ind?genas, se encontr? con la dif?cil tarea de revivir el dolor de un pueblo al cual le fue arrancada su forma de vivir, de pensar y de sentir el mundo.
Durante todo este tiempo, han le?do y analizado muchos libros, con contradictorios testimonios de los "hacedores" de la historia oficial. Han tenido que ir armando minuciosamente un rompecabezas para reconstruir la verdad, corriendo el velo a "la otra historia", la no oficial, que comienza a mostrar una realidad de diferente,  rescatando la sabidur?a de un pueblo respetuoso de la naturaleza, donde los integrantes de la comunidad viven en una forma de organizaci?n m?s equitativa, m?s humana, manteneniendo los principios que los rigieron siempre.

Ra?z

A los habitantes del Litoral los llamaron charr?as, que significa los que van al frente, los guerreros, por rebeldes. "As? nos llamaron por no dejarnos jam?s doblegar, por llevar los principios la libertad, la palabra y la lealtad a los nuestros, y sobre todo porque nuestros abuelos no permitieron establecerse ninguna misi?n jesu?tica, motivo por el cual estuvieron condenados a una muerte anunciada desde el principio", cuenta Rosa Albari?o.
Los charr?as caminaban constantemente, sin abandonar su territorio. Movi?ndose de un lugar a otro seg?n el clima, los card?menes, etc., siempre regresaban, pues no eran n?mades, sino preservadores de los sitios donde viv?an.
Cuenta su pueblo que cuando se produjo la invasi?n conquistadora el charr?a fue acorralado en el monte y se volvi? jaguar. Desde entonces se lo denomin? Pueblo del Jaguar, del Yaguaret?, el Grande, el Inigualable.
El jaguar es un animal salvaje, un felino con gran capacidad de adaptaci?n, un caminante incansable, poderoso, que frecuenta las orillas de los r?os con destreza y valent?a indomable.
Las cualidades de sus hombres, dieron a la Comunidad Charr?a Pueblo Jaguar su merecido nombre, su reconocimiento y su identidad como pueblo.

Conciencia

Los Pueblos Ind?genas del mundo festejan el comienzo de su Segundo Decenio en el planeta, en una lucha que lleva ya 514 a?os de un extremo al otro de las tierras y los mares.
El Primer Decenio, fue establecido por la Organizaci?n de Naciones Unidas, luego que la ind?gena maya-quich? Rigoberta Mench? Tum, cuya familia hab?a sido exterminada por el poder militar, marc? un hito hist?rico al ser elegida Premio Novel de La Paz. Ese a?o se determin? como el A?o Internacional de los Pueblos Ind?genas y se estableci? que de 1994 a 2004 ser?a el Primer Decenio de los Pueblos Ind?genas del Mundo.
Finalizado ese per?odo, los pueblos originarios abogaron para el ciclo recomenzara y ONU inaugur? el Segundo Decenio.
Cada pueblo originario posee su propia historia erigida sobre la Memoria que desde hace milenios se viene heredando y ella contiene la ra?z de la conciencia, el maravilloso di?logo con la madre naturaleza a trav?s de los conocimientos tradicionales, que hacen a la calidad de vida de su comunidad donde sus integrantes viven en paridad de derechos y acciones.
La Comunidad Charr?a Pueblo Jaguar tiene hoy m?s de 250 integrantes y organiza en base a dos autoridades: un titular, var?n, y una alterna, que hoy es una mujer. Estos cargos son elegidos por los integrantes de la comunidad y se van cambiando "para evitar el verticalismo individualista que corroe las organizaciones", expresa Rosa con firmeza. A su vez, tiene un Consejo de Mayores, una Asamblea de Jefes y Jefas de familia y cuatro ?reas de trabajo: J?venes, Mujeres, Educaci?n y Proyectos. Adem?s, una Vocera,  responsable de llevar el mensaje, la palabra de la comunidad.
Luego de muchos decenios, se produjo el esperado reencuentro entre hermanos charr?as, a quienes durante siglos se los oblig? a avergonzarse de su origen ind?gena, transformado en s?mbolo de lo inculto, lo bestial, de lo sucio u holgaz?n.
"Sin ninguna ayuda econ?mica y muchos en total pobreza, los charr?as contin?an encontr?ndose, re-uni?ndose, aportando lo que cada uno hered? de sus mayores, rescatando recetas de alimentos del monte para que nadie muera de hambre estando junto a la comida silvestre que antes com?an todos, rescatando la medicina natural de las plantas del monte y de los animales", viven hoy los charr?as seg?n afirma Rosa. Ense?ando con sus saberes adquiridos durante milenios, sin lucro, sin rencores, y sin avaricia, que la Tierra es la Madre de todos, no de unos pocos, y que todos los hombres y mujeres del mundo son hermanos que se nutren de ella.





Foto: www.colonia-suiza.com.uy

 

 

Publicado el: 13/07/2006

Por Ver?nica Quintana.
Categor?as:
Econom?a Solidaria / Noticia

enREDando.org.ar
Comunidades en Red
Coment? esta nota
enREDando.org.ar | Comunidades en Red | es un programa de Asociación Civil Nodo TAU | Rosario, Argentina.